Ola de calor; cómo vivir con ella y no desmayarse en el intento

Las temperaturas de la última semana y las que llegan mañana con la ola de calor, provocan en nuestros cuerpos muchos síntomas que a veces, no sabemos controlar de la mejor manera.

Con el calor y los cambios de temperatura del interior y exterior de edificios por el aire acondicionado, florecen los virus.

En estas semanas hemos tenido virus del eritema infeccioso, 5ª enfermedad o más conocido como el virus de la bofetada. Además, estamos teniendo muchos casos de gastroenteritis no sólo en niños sino también en adultos. Por otro lado, el hecho de no estar correctamente hidratados, genera agotamiento, descenso de la tensión arterial y desmayos. Los golpes de calor son frecuentes por estar jugando al sol y de nuevo, no hidratarse correctamente. Dolores de cabeza causados también por el mismo cansancio y el calor, en los que el mayor énfasis que hago es que beban agua, que se mojen cuello, frente y muñecas y se pongan en la sombra para jugar.

¿Cómo podemos hacer frente a todo esto sin la piscina al lado?

Para empezar, lo más importante es asegurar una buena hidratación. Los niños deben beber agua durante los patios y en la comida. Para las clases de los niños de secundaria y bachillerato, podrían tener una botella de agua en su mochila y aprovechar los cambios de clase para hidratarse. Los niños más pequeños tienen sus vasos a disposición en las clases. Además, los patios cuentan con fuentes y el acceso a los aseos.

Igualmente, los desayunos, comidas, meriendas y cenas deben ser frescas y de fácil digestión donde los principales ingredientes sean las verduras en ensalada, frutas, carnes y pescados al horno o a la plancha evitando rebozados, fritos y comidas difíciles de digerir.

Las meriendas más saludables serían frutas ( sandía, melón, cerezas, nísperos) que podéis traer cortadas en envases de plástico o verduras tipo bastoncitos de zanahorias, cherrys… Evitad los bollos, bolsas de snacks como patatas fritas o gusanitos, que además de no ser sanos, tienen altos contenidos en sal y predisponen a la deshidratación.

 

tomato-435867_960_720cherries-1503974_960_720.jpgcarrots-1247964_960_720.jpg

Hay que tener precaución estos días con los sandwichs de jamón cocido o york, pavo… porque con el calor, pueden estropearse y ser más fácil la contaminación por bacterias. Igualmente, los lácteos como yogures bebibles,batidos… deberían estar refrigerados y es mejor evitarlos durante estos días en los recreos.

Para jugar en el sol, sería conveniente usar gorra. En cuanto a la protección solar, es mejor la protección física (camisetas 100% algodón o lino de manga larga en colores claros, gorra, camiseta que cubra el cuello…) y no abusar de las cremas solares.

 

cap-310653_960_720.png

En cuanto a los cambios de temperatura del exterior y el interior de edificios por el aire acondicionado, hacen que nuestro cuerpo y defensas sean más vulnerables a infecciones y de ahí, las típicas faringitis en estas épocas o las otitis del nadador. De nuevo, para tener un sistema inmune fuerte es necesario asegurar una buena hidratación y alimentación, así como un buen sueño y descanso. Evitad el aire acondicionado en exceso ( mejor ventiladores) y si no queda más remedio, proteged las zonas más vulnerables como garganta y pies.

Las actividades de ocio y deporte al aire libre, deben limitarse a primera o última de hora de la tarde. Evitad salir al exterior en las horas centrales del día 12-18horas y en caso de hacerlo, asegurad acceso a agua cerca.

En cuanto a si es necesario tomar algún fármaco para controlar síntomas, os aconsejo que si hay dolor de cabeza agudo que no mejora al refrescarse, beber líquidos no azucarados o estar tumbado en un ambiente oscuro y fresco, podéis administrar paracetamol.

En cuanto a los virus de estómago, asegurad una buena hidratación con suero oral o limonada casera alcalina ( zumo de medio limón, 1 litro de agua, media cucharada de sal, media de azúcar (por el sabor nada más) y una de bicarbonato. No recomiendo las bebidas deportivas por su alto contenido en azúcar . Para comer, comidas ligeras y que aseguren la retención de agua como arroz, carnes magras hervidas, plancha o al horno, pescado blanco hervido, plancha o al horno, purés de zanahoria y/o patata, patata y/o zanahoria cocida, jamón cocido o tipo lacón. Como postres, manzana asada o cruda dejándola oxidar al aire, plátano o yogur natural sin edulcorar. Los probióticos o fármacos tipo rotagermine son útiles para asegurar una buena comunidad bacteriana beneficiosa en el intestino.

Sin más, felices vacaciones si no vuelvo a escribir antes y que disfrutéis mucho con los niños.

¡Un abrazo!

 

 

 

Anuncios

Sol y folato (ácido fólico). Qué hacer para no perderlo.

España es uno de los países de la Unión Europea con más horas de sol al año. El sol nos beneficia a nivel inmunológico, es esencial para sintetizar la vitamina D; tan importante para los huesos y tan crucial en la menopausia y postmenopausia y además, mejora el estado de ánimo.

Sin embargo, además de sus múltiples beneficios y de todas las maldades que sobre él se vierten por el posible melanoma, un estudio reciente ha descubierto que la exposición al sol disminuya nuestros niveles de folato en la sangre.

El folato es una vitamina B y para que nos entendamos mejor, una de sus formas más conocidas es el ácido fólico. Ésta es la forma que se usa en suplmentación y fortificación de comidas por ser más estable y biodisponible.

El ácido fólico se prescribe en suplementación a las embarazadas porque es esencial en la formación del ADN y para prevenir los defectos del tubo neural. Sin embargo, hay que tener cautela porque el ácido fólico en el último trimestre del embarazo, puede provocar posibles efectos secundarios como asma o resistencia a la insulina con posible desarrollo de diabetes infantil. Además, es conveniente saber que el folato presente en los alimentos se absorbe mejor que el ácido fólico y no entraña riesgos. Al suplementar, merece la pena tomar folato (L-5-MTHF) en lugar del ácido fólico. El ácido fólico en el organismo tiene que pasar por varios procesos hasta llegar a dicha forma activa por lo que, en personas con deficiencias en la enzima de conversión o con alteraciones en la B12, éstos podrían verse ocultados por dicha forma de suplementación.  Para más información acerca de qué procesos sufre y el por qué de recomendarlo en su forma activa, podéis consultar este enlace.

No obstante, hay un artículo muy bueno de Marcos Vázquez para explicar qué es lo mejor en la alimentación y suplementación de una embarazada.

¿Qué alimentos contienen folato?

El folato se encuentra principalmente en las verduras de hoja verde como espinacas o acelgas. También lo podemos encontrar en la naranja, el brócoli, coliflor, hígado y en menor medida, en la levadura como la de cerveza. Al ser  una bebida alcohólica o sometida a proceso químico para retirarle el alcohol, es la manera menos recomendable para asegurar buenos niveles de folato.

Muchos alimentos están siendo fortificados con ácido fólico como los cereales y las harinas. Este proceso se realiza por una parte, porque las harinas naturales pierden el ácido fólico al ser refinadas. El proceso de refinado hace que la materia prima sea más barata. A nivel nutricional, carece de todo interés y como comento, no es lo mismo tomar el folato presente en la levadura que añadirlo en forma de ácido fólico a posteriori.

Por otra parte, el reclamo al consumidor de ver productos fortificados con ácido fólico hacen que éstos sean más atractivos y aprovechan ese desconocimiento para que sean comprados. En contraposición, los alimentos que lo contienen de manera natural (espinacas, acelgas, brócoli…) no llevan una etiqueta diciendo “Rico en ácido fólico de manera natural”.

¿Qué repercusión tiene la falta de folato en el organismo?

Cuando la dieta es insuficiente en folato o tenemos algún problema de malabsorción como enfermedades del hígado, podemos desarrollar una anemia megaloblástica. Además, hemos dicho que es fundamental en la síntesis de ADN del futuro recién nacido.

Por un lado, la disminución de folato en sangre como consecuencia de la radiación ultravioleta del sol, se produce de manera indirecta a través de la formación de especies reactivas al oxígeno cuando las sustancias de la sangre como flavinas y porfirinas se oxidan con el sol (fotosensibles).

Por otro lado, la exposición directa al sol repercute en la disminución de folato en la piel, lo que afectaría a los queratocitos incrementando el riesgo de carcinogénesis. Este riesgo disminuye asegurando buenos niveles de folato a nivel alimenticio o suplementando en casos de necesidad ( embarazadas, problemas de hígado). Como decía antes, preferible suplementar con folato que con ácido fólico y sólo en caso de necesidad.

Conclusiones

Teniendo en cuenta que la primavera y el verano al tener más horas de sol y con mayor intensidad, hacen que disminuyan los niveles de ácido fólico sangre ( sea por vía directa o indirecta), es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en folato y sólo suplementar folato en caso de necesidad (malabsorción por problemas de hígado entre otros o en embarazadas).

No exceder los límites recomendados y valorar mediante analítica la necesidad de suplmentar o no durante todo el embarazo.

Así que ya sabéis, a disfrutar de ricas ensaladas de espinacas durante el verano 🙂

El aceite de palma, el gluten,el azúcar ¿quién es el verdadero culpable? Y si no los tomo, ¿qué ocurre?

En los últimos meses, sólo se escuchan y leen noticias acerca del aceite de palma y de listas interminables de marcas que lo contienen.

Otro culpable más de la industria. Ahora se pondrán a hacer otros productos que no lleven aceite de palma y así podrán reforzar todo lo que no vendían.

Que el aceite de palma es dañiño, perjudicial para la salud, que se talan muchas hectáreas para su cultivo, que los trabajadores que lo trabajan están explotados y que no es por tanto, un aceite de calidad ni recomendable para el consumo, eso lo sabemos a día de hoy cualquiera.

Pero, ¿hay realmente un culpable en la epidemia de obesidad que vivimos? ¿Son el aceite de palma, el gluten, el azúcar o cualquier otro componente los culpables? ¿Por qué hay cada vez más obesidad, diabetes tipo II incluso en niños, enfermedades cardiovasculares e incluso alzheimer?

Los alimentos o mejor dicho, los productos ultraprocesados, producen tal placer en nuestras vías cerebrales que confunden al cerebro. El cerebro, encargado también de estimular o inhibir determinadas hormonas a nivel endocrino, activa o inhibe vías del metabolismo y, a grosso modo, esto desemboca en las enfermedades de la civilización.

Por otro lado, estas enfermedades llevan a la inactividad física y viceversa y acabamos en un ciclo del que es muy difícil salir. La fuerza de voluntad no cuenta porque ese concepto de libre voluntad es dífícil de determinar si existe como tal.

El hambre, siempre gana y en el cerebro de una persona con obesidad, todos los mecanismos de control y de saciedad están abolidos por lo que, de nada sirve que le contemos que el aceite de palma es malo y que en lugar de comprar tal marca de galletas, se compre la otra marca porque a esa no le echan aceite de palma o que en lugar de comer los cereales de desayuno se los compre sin gluten porque son mejores.

Sustituir unos ultraprocesados por otros es precisamente lo que nos hace enfermar. La alimentación no son ultraprocesados. Como yo les digo a los niñ@s de mi cole, eso son chucherías.

La comida de verdad, la comida real, es la comida que llevamos comiendo desde que el hombre existe y no es más que las verduras, las frutas, los huevos, el pescado y la carne. Además, podemos aprovechar en su medida, los beneficios de los cereales, las algas y las semillas así como de las especias.

Modificar la dieta que llevamos por aquellas sin gluten, sin aceite de palma, sin azúcar, sólo está justificado desde el punto de salud y en cuanto a que la persona vaya a comer de manera natural.

Cambiar un ultraprocesado por otro sin cualquier de estos componentes, no tiene el mayor sentido. En relación a este tema y a todos los titulares que la prensa está virtiendo en contra de las personas que no toman gluten sin ser celiacos, os aconsejo este post porque está muy bien explicado.

Reeducando el cerebro

Desde una perspectiva del coaching nutricional, para ayudar a cualquier persona que considere un cambio en su alimentación, hay que comenzar por una reeducación.

Para ello, el cerebro debe aprender a volver a valorar aquellos alimentos para los que está diseñado y poco a poco, desintoxicarse del márketing publicitario.

Aprender a valorar la variedad que nos ofrece la naturaleza y dejar de ver la comida en paquetitos y cajitas de colores.

 

 

 

Porque con la comida no se juega…

Buen fin de semana,

Sandra.

 

Nueva receta en sección: Ensalada de primavera con yogur

Con este calor de verano que nos está trayendo la primavera, apetecen platos más refrescantes.

Los primeros tomates y pepinos de Andalucía ya están en venta y por ello, he aprovechado a hacer esta ensalada.

Ensalada de pepino, tomate y yogur de cabra.jpg

Para ver la receta entera, id a la sección recetas de cocina saludables.

¡Gracias por compartir y vuestros comentarios!

Salchichas 100% pollo y el engaño de la publicidad.

Nada mejor que llegar después de un duro día de cole y trabajo, y no complicarnos para la cena.

Un paquete de salchichas se abre rápido, se hacen en un momento (incluso al microondas) y sabemos que sí o sí a los niños les gusta. No olviden añadir kétchup para hacerlas más apetitosas.

Eso es la realidad de muchas familias, pero como padres y sobre todo como consumidores, que no nos engañen. Si decidimos comprar las salchichas, que sepamos a qué atenernos cuando se las coman nuestros hijos.

En concreto, esta vez me refiero a las salchichas 100% pollo como las que muestro en la foto. He elegido las de esta marca porque son las últimas anunciadas pero podrían ser de cualquier otra.

¿100% pollo? Yo sólo veo el 44% de pollo en los ingredientes…Sí claro, de ese 44% el 100% es pollo; lo que quieren decir es que no está mezclado con cerdo u otras carnes, pero ¿acaso es eso lo importante de este producto?  Por no hablar de dónde vendrá ese pollo, qué condiciones de hacinamiento habrá tenido y qué piensos con antibióticos habrá comido. Y ¿ qué me decís del aspecto de plástico que tiene cualquier salchicha envasada? Si parecen de juguete…

Pero miremos el resto de la lista, ¿qué contienen realmente estas salchichas?

Salchichas 100% pollo

Vayamos uno a uno.

Después de la mitad del % que declaran de carne de pollo, aparece el agua, almidón, proteína de soja (la gran parte de la soja que se vende es transgénica. Además, la soja está implicada en el aumento de estrógenos, lo que lleva a que las niñas entre otros problemas, cada vez tengan antes la menstruación. Un efecto aún peor, es que la acumulación de estrógenos deriva en problemas de salud tan graves como el cáncer de mama).

Luego aparece la fibra vegetal, que traducido para entendernos, suele ser proteína de guisante, para hacer más consistente el amasijo de carne.

Por último, aromas y especias, sal, quinoa y aroma de humo. En esta parte, no sé qué aporta la quinoa sinceramente; quizás más consistencia o quizás un punto de marketing asociando quinoa como pseudocereal a saludable. ¿Quizás es mejor poner quinoa que arroz o fibra vegetal en lugar de fécula de patata?

El aroma de humo se lo ponen por el sabor. A esto añadiré que los ahumados o el añadir aromas de humo a los productos, también se relaciona con enfermedades cancerígenas al aumentar los productos tóxicos de los alimentos como las nitrosaminas.

Después de esto, que añadan que llevan menos del 3% de grasa, podréis comprender que no es lo que más debería alegrarnos.

Dejando a un lado el análisis de los ingredientes de las salchichas, que ya vemos que de 100% pollo, nada de nada, quiero hacer hincapié en el efecto a nivel cerebral de este tipo de productos.

Al ingerir un producto ultraprocesado e hiperpalatable.se desencadena tal respuesta hedónica a nivel cerebral de aumento de dopamina entre otros, que el cerebro no reacciona de igual manera cuando tras haber consumido este tipo de productos, queremos que el niño coma verduras y carne a la plancha.

El cerebro, acostumbrado a explosiones de sabor, olor, aromas… no desencadena tal reacción de placer y por así decirlo, queda atrofiado a sabores naturales como pueden ser los de las verduras.

Además, a nivel de saciedad, este tipo de alimentos apenas provocan aumento de las hormonas que indican que estamos llenos como puede ser la leptina. Por ello, un niño puede consumir varias salchichas y no estar lleno o tener hambre al poco tiempo. Sin embargo, alimentos reales como un pescado y unas patatas al horno, tienen altos niveles de saciedad y provocan en el organismo una respuesta más gradual de respuesta de leptina.

Por último, los niveles de insulina segregados por el páncreas ante el aumento rápido de azúcar tras consumir este tipo de procesados, son muy elevados predisponiendo ante tal círculo: consumo procesados- aumento glucosa- aumento de insulina- hambre- consumo de procesados… una mayor predisposición al sobrepeso y a la diabetes.

En conclusión, a las salchichas no se les puede considerar un alimento y menos un alimento para niños. Que cada uno decida en manos de quién pone la alimentación y la salud de sus hijos.

 

Gracias al gran nutricionista Carlos Ríos por inspirarme para este post. Podéis ver más sobre su trabajo aquí o en su twitter https://twitter.com/nutri_rivers?lang=es.

 

Cuando la obesidad ya es un problema de pobres

Ser obeso y tener una panza grande ha sido hasta no hace mucho, sinónimo de ser rico y poder permitirse buena carne y mariscadas. Hoy en día, el panorama es totalmente distinto y las mayores tasas de obesidad no sólo se dan en el mundo desarrollado sino también en los países en vías de desarrollo.

Cuando vemos imágenes de niños pobres que están gorditos, lo primero que pensamos es: “muy mal no estarán cuando les sobra peso”.

El hambre y la desnutrición también están ligados al sobrepeso. Se puede estar gordito, tener sobrepeso o incluso ser obeso y estar completamente malnutrido. En la actualidad, estar pasado de peso no implica salud ni mucho menos que se esté comiendo lo necesario.

circulo de la malnutricion

Comer bien es más caro que comer mal. Por ello, la industria usa ingredientes baratos como son las harinas y el azúcar para abaratar costes y así poder venderlos tan baratos. A esta competencia desleal, no puede compararse el precio de frutas, verduras, carnes, huevos y pescados.

Al menos, las legumbres son un recurso fácil y nutritivo pero tampoco se puede uno nutrir a base sólo de legumbres, pasta y arroz.

Además, es más fácil y rápido abrir un paquete de magdalenas con un vaso de leche y cacao (puro azúcar) y dárselo al niño sentadito enfrente del televisor que levantarse más temprano y preparar un desayuno nutritivo. Sí, visto así, la industria ha sabido hacerlo muy bien.

Nos han vendido que los cereales de desayuno, el cacao, los lácteos, los precocinados y hasta las hamburguesas de cadenas internacionales, son sanos, son rápidos y son la mejor elección pero nunca nos han enseñado la importancia de cocinar lo que vamos a comer ni a informarmos sobre qué nos vamos a comer y esto, hace mella en nuestra vida. Si no, a los hechos me remito: 1 de cada 10 niños en España tiene sobrepeso (según último informe OCDE 2016)

mensajes de la industria al niño

La educación para la salud es básica desde el inicio de la infancia. Es por ello, que los talleres de cocina deberían ser en la escuela algo tan básico e importante como las matemáticas. De hecho, la combinación matemáticas y cocina es posible indicando a los niños a calcular pesos, medidas, precio por kilo de producto y lo empleado en la receta…

Los niños pueden y deben comer lo mismo que los adultos. No tiene sentido nutricional que en los restaurantes los menús infantiles se compongan de pizzas, pasta con tomate o nuggets. Sí, es cierto que estamos seguros de que el niño va a comer, pero es mejor que coma sólo un poco del plato de verdura, legumbres, ensalada y otro poco del pescado, carne, huevos… a que se termine los macarrones, los nuggets y repita de helado.

Un día es un día, pero nada más, un día.

menu típico infantil

La concienciación por parte de los servicios de salud y de la población es poca y se tiende a trivializar el  hecho de que un niño esté gordito.

Desde las Escuelas Universitarias de Nutrición se sigue enseñando “La pirámide de la alimentación” financiada por las grandes industrias y es ésta enseñanza la que se transmite en la consulta a los padres cuando llevan a sus hijos: ” Que tome todas las mañanas 5 galletas, puede tomar un trozo de pan al día y dosminuya mucho las cantidades”.

Por suerte, hay otros nutricionistas, cada vez más, como los que forman DSP (Dietética sin Patrocinadores) que también se preocupan por la ansiedad en el niño ( ¿Qué ocurre a nivel cerebral cuando el niño pasa de comer todo lo que quiere a sólo unas galletas por la mañana o a no poder repetir comida? )

Por otro lado, surge la figura del coach nutricional. Este profesional, también se preocupa porque el paciente se sacie, coma comida real y se adapte a las preferencias y circunstancias de cada individuo. Las “dietas de cajón” no tienen cabida en su forma de trabajar. La personalización de cada caso es la base del éxito en el adecuado control de peso.

Trabaja en otros hábitos como la higiene del sueño, el ejercicio físico y la exposición al sol entre otros.

Como apunte final, comer no es sólo un acto de ingerir calorías y nutrientes sino también un acto social y por ello, importa mucho lo que comemos y transmitimos a los demás.

Y recordad:

” No se gasta en comida, se invierte en salud.”

Vómitos. Cuándo hay que preocuparse y cómo manejarlos.

Uno de los síntomas más comunes en la infancia y adolescencia son los vómitos.

El contenido del estómago, es propulsado por la acción de la musculatura lisa hacia el esófago. En su trayecto, lleva ácidos gástricos y es por ello, que el vómito irrita el esófago al pasar pudiendo incluso “quemar” si es muy frecuente.

El tipo de vómitos varía en función de su contenido que puede ser acuoso, alimentario, bilioso, fecaloideo o hemorrágico entre los más frecuentes.

Cuando no queda más alimento que expulsar procedente de estómago y continúan los vómitos, el contenido de intestino delgado sale al exterior junto con bilis y ácidos gástricos y pancreáticos. De ahí, que el color del vómito pase a ser amarillento.

Causas:

1. Generalmente, el vómito puede salir por virus gastrointestinales o por comida en mal estado. En ambos casos, el contenido puede ir o no precedido de naúseas pero suele ser violento y rápido en su expulsión. El cerebro interpreta que ese contenido no debe permanecer más tiempo en nuestro organismo y sale al exterior.

En este sentido, con no ingerir comida hasta pasadas al menos 2 horas desde el vómito para dejar descansar el estómago, no habría que hacer mucho más.

Sin embargo, si el vómito sigue repitiéndose aún sin haber ingerido nada más, habría que hacer tolerancia con suero oral ( marca comercial con mejor contenido de iones y menor cantidad de azúcar: Oralsuero®) en pequeñas cantidades ( incluso en cantidades de 2 ml con jeringa) e ir haciendo tomas paulatinas si no hay vómito.

Para vómitos repetidos que no mejoran tras tolerancia con suero o en los que se acompaña fiebre, consultad con el médico.

Es importante no administrar fármacos para parar los vómitos a menos que el médico los haya prescritos.

Fármacos tales como Primperán® (metoclopramida) tienen un mecanismo de acción en determinados receptores del cerebro. Teniendo en cuanta que puede provocar efectos a nivel del sistema extrapiramidal del cerebro, las indicaciones recientes para niños (1- 18 años) son sólo para vómitos en casos de quimioterapia o radioterapia o en caso de vómitos postoperatorios y sólo vía intravenosa. Para el resto de vómitos, no está indicado.

En el caso del Motilium® (domperidona), el mecanismo de acción es diferente, pues aunque actúe sobre quimoreceptores de dopamina a nivel cerebral, también actúa a nivel periférico sobre el estómago. Es por ello, que en el caso de naúseas y vómitos por causa habitual ( virus, intoxicación alimentaria, estrés, mareo…) sí podría administrarse en niños.

No obstante, insisto, cualquier fármaco para el estómago debe ser consultado con el médico. En ocasiones, el hecho de cesar vómitos y/o dolor de estómago, puede estar ocultando una patología más grave, por lo que, ante vómitos y dolor de estómago, emplead el sentido común: no ingerir más alimentos y en caso de tener apetito, cantidades moderadas de alimentos suaves.

La “dieta blanda” como tal no tiene mayor justificación científica más que son alimentos más fáciles de digerir, por lo que el estómago tendrá que “trabajar” menos para digerirlos.

Esta dieta no debe limitarse a arroz y jamón york [de hecho, sabéis que el jamón york contiene mucho azúcar añadido así como lactosa, fécula de patata, nitritos (post en otra ocasión) o gluten en algunos casos].

Algunos alimentos que podéis incluir en una dieta de fácil digestión son:

-Jamón o pavo cocido ( Preferentemente, compradlos recién cortados en charcutería y que lleven los menos añadidos posibles).
-Arroz o sopa con arroz ( Además de ser de fácil digestión, retiene líquidos y es por ello, que se recomienda en casos de diarrea, para que retenga los líquidos y aumente la consistencia de heces)
-Patata cocida o puré de patata.
-Zanahoria cocida o puré de zanahoria.
– Carne blanca a la plancha( pollo o pavo)
-Pescado blanco hervido, horno o plancha ( merluza, gallo, lenguado, pescadilla).
– Caldos caseros sin fideos ( de huesos de pollo o de jamón)

Como postres, manzana sin piel dejando oxidar al aire o plátano muy maduro.

Según vaya aumentando tolerancia, se puede incluir huevo cocido o en tortilla. Lo último a incorporar, serán fritos o azúcares añadidos como galletas y bollos.

2. Patología gástrica

Los vómitos pueden deberse en este caso a patología inflamatoria del estómago ( gastritis), RGE ( Reflujo gastro-esofágico), Hernias de hiato     (también pueden ir acompañadas de tos inespecífica de duración variable sin presentar otra sintomatología asociada).

3. Intolerancias alimentarias o alergias

Uno de los síntomas de las intolerancias o alergias a algún alimento, es el vómito.

Puede alertarnos además, de que el niño ha comido un alimento a los que tiene intolerancia o alergia.

En ese caso, la reacción inmunológica está activa por lo que es conveniente que ante sospecha de que ese vómito venga por una ingestión de alimento al que tiene intolerancia o alergia, se acuda al servicio de Urgencias.

Para ir adelantando, se puede administrar antihistamínico (Polaramine®) y corticoide (Estilsona®) si está prescrita por el médico en el tratamiento de urgencia en caso de ingestión accidental del alergeno.

4. Causa emocional:

En este caso, los vómitos que aparecen por reacciones emocionales así como por estrés (malas noticias, nervios ante un examen…), sólo son controlables al producir una relajación del estómago y de los centros nerviosos del cerebro.

En definitiva, el centro del vómito está en el cerebro y es él quien determina cuándo vomitar.

Si estamos preocupados o nerviosos por algo, hay que invertir más energía y esfuerzo en dicha tarea, por lo que la digestión no requiere tanta atención y se produce el vómito.

Los remedios en este caso irían desde mascar jengibre ( estudios al respecto), tomar infusiones como manzanilla, tila, melisa para calmarnos tanto a nivel mental como gástrico y lo más importante, realizar un trabajo interior para que los problemas o las adversidades diarias ( examen,cambio de trabajo, presentación) no signifiquen tanto para nuestro cerebro como para provocar el vómito.

Este trabajo interior es largo y puede conseguirse a través de técnicas de relajación como el yoga, el mindfulness o más profundas como la meditación o la programación neurolingüística ( Hablaremos de estos temas en mayor profundidad en posts venideros).

5. Vómitos por mareos en el coche, barco…

En este caso, la percepción del movimiento que captan nuestros ojos es diferente a la que captan nuestros oídos, por lo que el sentido del equilibrio se altera y el cerebro recibe información de desorden.

El remedio en estos casos es fijar la mirada en un punto lejano del horizonte. A otras personas, les funciona tumbarse de lado o ponerse los auriculares para escuchar música mientras cierra los ojos.

En definitiva, se trata de transmitirle al cerebro tranquilidad y envíar la señal al ojo y al oído de orden.

6. Vómitos en escopeta

Este tipo de vómitos sí son muy importantes porque aparecen como consecuencia de una lesión en el centro del vómito. Suelen ocurrir en enfermedades tipo meningitis o tras un golpe fuerte (TCE; Traumatismo craneoencefálico) en la cabeza. Este tipo de golpes suelen ser desde una altura o con impacto fuerte sobre un objeto. La gravedad no se determina por el “chichón” que aparezca, pues esto es una reacción de inflamación normal y defensiva del organismo.

Ocurren de manera brusca y proyectados con velocidad. La sensación general del paciente es mala y se acompañan de fiebre en caso de enfermedad meningocócica u otras enfermedades graves o después de 2- 4horas tras el golpe en la cabeza.

Es normal que tras un golpe en la cabeza, pueda existir un vómito justo tras el golpe, si el centro del vómito ha sido tocado en ese golpe. Sin embargo, si el vómito aparece tras más de 2 horas desde que ocurrió el golpe, es necesario ser valorado por un médico.

No obstante, tras golpe en la cabeza, la valoración del paciente debe ser al menos de 24-48 horas.

7. Vómitos con sangre

En este caso, es importante diferenciar entre sangre roja brillante o sangre negra. ( Esto se aplica también a las heces)

La sangre roja nos indica un sangrado reciente, que suele estar producido en zonas altas del tubo digestivo ( boca, esófado o inclusive por una úlcera gástrica).

Este tipo de vómito debe ser valorado por el médico para que determinen si hay una úlcera u otra patología a tratar.

La sangre negra nos indica que está digerida, y proviene de alteraciones en las zonas inferiores del tubo digestivo ( estómago, intestino delgado y grueso). Igualmente, debe ser valorado por un médico.

8. Vómitos fecaloideos

Los vómitos fecaloideos presentan restos de material de intestino delgado y grueso debido a una obstrucción aguda. El color similar a las heces y olor de los vómitos indica la procedencia de los mismos.

¿Conocéis algún tipo de vómito más? Si es así, encantada de aprender.

Para más información, podéis consultar el libro “La digestión es la cuestión” de Giulia Enders.