Cuando la obesidad ya es un problema de pobres

Ser obeso y tener una panza grande ha sido hasta no hace mucho, sinónimo de ser rico y poder permitirse buena carne y mariscadas. Hoy en día, el panorama es totalmente distinto y las mayores tasas de obesidad no sólo se dan en el mundo desarrollado sino también en los países en vías de desarrollo.

Cuando vemos imágenes de niños pobres que están gorditos, lo primero que pensamos es: “muy mal no estarán cuando les sobra peso”.

El hambre y la desnutrición también están ligados al sobrepeso. Se puede estar gordito, tener sobrepeso o incluso ser obeso y estar completamente malnutrido. En la actualidad, estar pasado de peso no implica salud ni mucho menos que se esté comiendo lo necesario.

circulo de la malnutricion

Comer bien es más caro que comer mal. Por ello, la industria usa ingredientes baratos como son las harinas y el azúcar para abaratar costes y así poder venderlos tan baratos. A esta competencia desleal, no puede compararse el precio de frutas, verduras, carnes, huevos y pescados.

Al menos, las legumbres son un recurso fácil y nutritivo pero tampoco se puede uno nutrir a base sólo de legumbres, pasta y arroz.

Además, es más fácil y rápido abrir un paquete de magdalenas con un vaso de leche y cacao (puro azúcar) y dárselo al niño sentadito enfrente del televisor que levantarse más temprano y preparar un desayuno nutritivo. Sí, visto así, la industria ha sabido hacerlo muy bien.

Nos han vendido que los cereales de desayuno, el cacao, los lácteos, los precocinados y hasta las hamburguesas de cadenas internacionales, son sanos, son rápidos y son la mejor elección pero nunca nos han enseñado la importancia de cocinar lo que vamos a comer ni a informarmos sobre qué nos vamos a comer y esto, hace mella en nuestra vida. Si no, a los hechos me remito: 1 de cada 10 niños en España tiene sobrepeso (según último informe OCDE 2016)

mensajes de la industria al niño

La educación para la salud es básica desde el inicio de la infancia. Es por ello, que los talleres de cocina deberían ser en la escuela algo tan básico e importante como las matemáticas. De hecho, la combinación matemáticas y cocina es posible indicando a los niños a calcular pesos, medidas, precio por kilo de producto y lo empleado en la receta…

Los niños pueden y deben comer lo mismo que los adultos. No tiene sentido nutricional que en los restaurantes los menús infantiles se compongan de pizzas, pasta con tomate o nuggets. Sí, es cierto que estamos seguros de que el niño va a comer, pero es mejor que coma sólo un poco del plato de verdura, legumbres, ensalada y otro poco del pescado, carne, huevos… a que se termine los macarrones, los nuggets y repita de helado.

Un día es un día, pero nada más, un día.

menu típico infantil

La concienciación por parte de los servicios de salud y de la población es poca y se tiende a trivializar el  hecho de que un niño esté gordito.

Desde las Escuelas Universitarias de Nutrición se sigue enseñando “La pirámide de la alimentación” financiada por las grandes industrias y es ésta enseñanza la que se transmite en la consulta a los padres cuando llevan a sus hijos: ” Que tome todas las mañanas 5 galletas, puede tomar un trozo de pan al día y dosminuya mucho las cantidades”.

Por suerte, hay otros nutricionistas, cada vez más, como los que forman DSP (Dietética sin Patrocinadores) que también se preocupan por la ansiedad en el niño ( ¿Qué ocurre a nivel cerebral cuando el niño pasa de comer todo lo que quiere a sólo unas galletas por la mañana o a no poder repetir comida? )

Por otro lado, surge la figura del coach nutricional. Este profesional, también se preocupa porque el paciente se sacie, coma comida real y se adapte a las preferencias y circunstancias de cada individuo. Las “dietas de cajón” no tienen cabida en su forma de trabajar. La personalización de cada caso es la base del éxito en el adecuado control de peso.

Trabaja en otros hábitos como la higiene del sueño, el ejercicio físico y la exposición al sol entre otros.

Como apunte final, comer no es sólo un acto de ingerir calorías y nutrientes sino también un acto social y por ello, importa mucho lo que comemos y transmitimos a los demás.

Y recordad:

” No se gasta en comida, se invierte en salud.”

Anuncios

Vómitos. Cuándo hay que preocuparse y cómo manejarlos.

Uno de los síntomas más comunes en la infancia y adolescencia son los vómitos.

El contenido del estómago, es propulsado por la acción de la musculatura lisa hacia el esófago. En su trayecto, lleva ácidos gástricos y es por ello, que el vómito irrita el esófago al pasar pudiendo incluso “quemar” si es muy frecuente.

El tipo de vómitos varía en función de su contenido que puede ser acuoso, alimentario, bilioso, fecaloideo o hemorrágico entre los más frecuentes.

Cuando no queda más alimento que expulsar procedente de estómago y continúan los vómitos, el contenido de intestino delgado sale al exterior junto con bilis y ácidos gástricos y pancreáticos. De ahí, que el color del vómito pase a ser amarillento.

Causas:

1. Generalmente, el vómito puede salir por virus gastrointestinales o por comida en mal estado. En ambos casos, el contenido puede ir o no precedido de naúseas pero suele ser violento y rápido en su expulsión. El cerebro interpreta que ese contenido no debe permanecer más tiempo en nuestro organismo y sale al exterior.

En este sentido, con no ingerir comida hasta pasadas al menos 2 horas desde el vómito para dejar descansar el estómago, no habría que hacer mucho más.

Sin embargo, si el vómito sigue repitiéndose aún sin haber ingerido nada más, habría que hacer tolerancia con suero oral ( marca comercial con mejor contenido de iones y menor cantidad de azúcar: Oralsuero®) en pequeñas cantidades ( incluso en cantidades de 2 ml con jeringa) e ir haciendo tomas paulatinas si no hay vómito.

Para vómitos repetidos que no mejoran tras tolerancia con suero o en los que se acompaña fiebre, consultad con el médico.

Es importante no administrar fármacos para parar los vómitos a menos que el médico los haya prescritos.

Fármacos tales como Primperán® (metoclopramida) tienen un mecanismo de acción en determinados receptores del cerebro. Teniendo en cuanta que puede provocar efectos a nivel del sistema extrapiramidal del cerebro, las indicaciones recientes para niños (1- 18 años) son sólo para vómitos en casos de quimioterapia o radioterapia o en caso de vómitos postoperatorios y sólo vía intravenosa. Para el resto de vómitos, no está indicado.

En el caso del Motilium® (domperidona), el mecanismo de acción es diferente, pues aunque actúe sobre quimoreceptores de dopamina a nivel cerebral, también actúa a nivel periférico sobre el estómago. Es por ello, que en el caso de naúseas y vómitos por causa habitual ( virus, intoxicación alimentaria, estrés, mareo…) sí podría administrarse en niños.

No obstante, insisto, cualquier fármaco para el estómago debe ser consultado con el médico. En ocasiones, el hecho de cesar vómitos y/o dolor de estómago, puede estar ocultando una patología más grave, por lo que, ante vómitos y dolor de estómago, emplead el sentido común: no ingerir más alimentos y en caso de tener apetito, cantidades moderadas de alimentos suaves.

La “dieta blanda” como tal no tiene mayor justificación científica más que son alimentos más fáciles de digerir, por lo que el estómago tendrá que “trabajar” menos para digerirlos.

Esta dieta no debe limitarse a arroz y jamón york [de hecho, sabéis que el jamón york contiene mucho azúcar añadido así como lactosa, fécula de patata, nitritos (post en otra ocasión) o gluten en algunos casos].

Algunos alimentos que podéis incluir en una dieta de fácil digestión son:

-Jamón o pavo cocido ( Preferentemente, compradlos recién cortados en charcutería y que lleven los menos añadidos posibles).
-Arroz o sopa con arroz ( Además de ser de fácil digestión, retiene líquidos y es por ello, que se recomienda en casos de diarrea, para que retenga los líquidos y aumente la consistencia de heces)
-Patata cocida o puré de patata.
-Zanahoria cocida o puré de zanahoria.
– Carne blanca a la plancha( pollo o pavo)
-Pescado blanco hervido, horno o plancha ( merluza, gallo, lenguado, pescadilla).
– Caldos caseros sin fideos ( de huesos de pollo o de jamón)

Como postres, manzana sin piel dejando oxidar al aire o plátano muy maduro.

Según vaya aumentando tolerancia, se puede incluir huevo cocido o en tortilla. Lo último a incorporar, serán fritos o azúcares añadidos como galletas y bollos.

2. Patología gástrica

Los vómitos pueden deberse en este caso a patología inflamatoria del estómago ( gastritis), RGE ( Reflujo gastro-esofágico), Hernias de hiato     (también pueden ir acompañadas de tos inespecífica de duración variable sin presentar otra sintomatología asociada).

3. Intolerancias alimentarias o alergias

Uno de los síntomas de las intolerancias o alergias a algún alimento, es el vómito.

Puede alertarnos además, de que el niño ha comido un alimento a los que tiene intolerancia o alergia.

En ese caso, la reacción inmunológica está activa por lo que es conveniente que ante sospecha de que ese vómito venga por una ingestión de alimento al que tiene intolerancia o alergia, se acuda al servicio de Urgencias.

Para ir adelantando, se puede administrar antihistamínico (Polaramine®) y corticoide (Estilsona®) si está prescrita por el médico en el tratamiento de urgencia en caso de ingestión accidental del alergeno.

4. Causa emocional:

En este caso, los vómitos que aparecen por reacciones emocionales así como por estrés (malas noticias, nervios ante un examen…), sólo son controlables al producir una relajación del estómago y de los centros nerviosos del cerebro.

En definitiva, el centro del vómito está en el cerebro y es él quien determina cuándo vomitar.

Si estamos preocupados o nerviosos por algo, hay que invertir más energía y esfuerzo en dicha tarea, por lo que la digestión no requiere tanta atención y se produce el vómito.

Los remedios en este caso irían desde mascar jengibre ( estudios al respecto), tomar infusiones como manzanilla, tila, melisa para calmarnos tanto a nivel mental como gástrico y lo más importante, realizar un trabajo interior para que los problemas o las adversidades diarias ( examen,cambio de trabajo, presentación) no signifiquen tanto para nuestro cerebro como para provocar el vómito.

Este trabajo interior es largo y puede conseguirse a través de técnicas de relajación como el yoga, el mindfulness o más profundas como la meditación o la programación neurolingüística ( Hablaremos de estos temas en mayor profundidad en posts venideros).

5. Vómitos por mareos en el coche, barco…

En este caso, la percepción del movimiento que captan nuestros ojos es diferente a la que captan nuestros oídos, por lo que el sentido del equilibrio se altera y el cerebro recibe información de desorden.

El remedio en estos casos es fijar la mirada en un punto lejano del horizonte. A otras personas, les funciona tumbarse de lado o ponerse los auriculares para escuchar música mientras cierra los ojos.

En definitiva, se trata de transmitirle al cerebro tranquilidad y envíar la señal al ojo y al oído de orden.

6. Vómitos en escopeta

Este tipo de vómitos sí son muy importantes porque aparecen como consecuencia de una lesión en el centro del vómito. Suelen ocurrir en enfermedades tipo meningitis o tras un golpe fuerte (TCE; Traumatismo craneoencefálico) en la cabeza. Este tipo de golpes suelen ser desde una altura o con impacto fuerte sobre un objeto. La gravedad no se determina por el “chichón” que aparezca, pues esto es una reacción de inflamación normal y defensiva del organismo.

Ocurren de manera brusca y proyectados con velocidad. La sensación general del paciente es mala y se acompañan de fiebre en caso de enfermedad meningocócica u otras enfermedades graves o después de 2- 4horas tras el golpe en la cabeza.

Es normal que tras un golpe en la cabeza, pueda existir un vómito justo tras el golpe, si el centro del vómito ha sido tocado en ese golpe. Sin embargo, si el vómito aparece tras más de 2 horas desde que ocurrió el golpe, es necesario ser valorado por un médico.

No obstante, tras golpe en la cabeza, la valoración del paciente debe ser al menos de 24-48 horas.

7. Vómitos con sangre

En este caso, es importante diferenciar entre sangre roja brillante o sangre negra. ( Esto se aplica también a las heces)

La sangre roja nos indica un sangrado reciente, que suele estar producido en zonas altas del tubo digestivo ( boca, esófado o inclusive por una úlcera gástrica).

Este tipo de vómito debe ser valorado por el médico para que determinen si hay una úlcera u otra patología a tratar.

La sangre negra nos indica que está digerida, y proviene de alteraciones en las zonas inferiores del tubo digestivo ( estómago, intestino delgado y grueso). Igualmente, debe ser valorado por un médico.

8. Vómitos fecaloideos

Los vómitos fecaloideos presentan restos de material de intestino delgado y grueso debido a una obstrucción aguda. El color similar a las heces y olor de los vómitos indica la procedencia de los mismos.

¿Conocéis algún tipo de vómito más? Si es así, encantada de aprender.

Para más información, podéis consultar el libro “La digestión es la cuestión” de Giulia Enders.

Sugerencias de cenas

Uniendo con la nueva presentación del menú escolar, os recomiendo algunas cenas para que tengáis ideas de cómo complementar el menú del colegio.

Son sugerencias más específicas pero la idea base es poder combinarlas o incluso repetirlas varios días. He intentado reunir sugerencias sencillas con ingredientes básicos.

Estas serían las ideas para un mes tipo:

Acelgas con huevo
Filete de pollo plancha
Mandarina
Arroz con verduras (acelga,zanahoria,cebolla)
Filetes de caballa al horno
Yogur natural sin azúcar
Col lombarda cocida con patata cocida y pasas
Huevo cocido con mayonesa casera o sin aliñar revuelto con la lombarda
Una manzana
Tallarines de arroz  con aceite de oliva y queso rallado
Cinta de lomo plancha
Una pera
Pizza casera (tomate, queso, jamón cocido o serrano, huevo)
 Yogur natural sin azúcar
LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES
Arroz con pollo y guisantes
Manzana
Crema de verduras
Tortilla francesa de atún
Yogur natural sin azúcar
Patatas cocidas o al horno con aceite, orégano y laurel ( o sal y pimienta)
Merluza con cebolla en salsa de tomate
Una pera
Espaguetis con atún y huevo cocido
Yogur natural o flan casero
Hamburguesa casera con lechuga,tomate. Patatas fritas caseras (no precocinadas)
Pieza de fruta o lácteo sin azúcar
LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES
NO LECTIVO
Sopa de verduras (caldo de huesos y al final de la cocción,añadir acelga,apio, zanahoria)
Muslo de pollo horno o filete plancha
Plátano
Caldo de huesos con fideos
Lubina al horno con patata cocida
Lácteo sin azúcar
Ensalada de patata (patata,remolacha,huevo…)
Filete de ternera plancha
Kiwi
Barquitas de calabacín horno (calabacín horno con carne picada y queso rallado) con patatas horno
Flan o natillas caseras
LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES
Ensalada de col verde con manzana,naranja, apio y pasasAlitas de pollo hornoYogur natural sin azúcar
Col verde rehogada con cebolla y manzana y/o pasasTortilla francesa con jamón cocidoGranada
Arroz con tomate y huevo fritoEnsalada de lechuga, nueces y aguacate.Manzana
Pisto con huevo fritoGranada
Caldo de aveSalchichas de carnicería con patata cocidaLácteo

 

En la sección de recetas, irán apareciendo en los próximos días otras ideas más detalladas y de temporada.

¡Espero vuestros comentarios!

De vuelta de vacaciones, hagamos coquitos

Las vacaciones me cargan las pilas y se me vienen un montón de ideas para la enfermería de mi cole.

Ya desde el primer post os decía que enfermería no es sólo poner tiritas y quiero seguir recalcándolo porque hay mucho que la enfermería puede hacer por la salud de la población y en este caso, sobretodo, por la salud de mis niños y niñas o de mis adolescentes.

Una de las ideas que comencé como sección nueva en el blog era el apartado de recetas para intolerancias y alergias.

En esta ocasión, y dado que nos hemos hartado a dulces navideños, os quiero poner una receta de un dulce muy conocido pero en su versión sana.

Si bien lo normal es que digamos el día de Reyes que después de ese día, ya no comemos más azúcar, a nivel biológico no tiene ningún sentido. El cerebro ha tenido una sobredosis de azúcar en menos de 1 mes y ahora de repente, pretendemos quitarle esa dosis. Lógicamente, al cerebro no le va a gustar y sentiremos los efectos manifestándose como malhumor, sensación de bajón o incluso mareo.

Para no sucumbir a dichos efectos ofreciéndole al organismo otro bombón o polvorón de los que han sobrado, os ofrezo la siguiente opción. Fácil, rápida de preparar e insisto, sana.

Son los tradicionales coquitos. #Sin azúcares refinados# Sin gluten #Sin lactosa #Sin frutos secos.

¡ Que los disfrutéis!

 

Navidades saludables

Llegó el momento de las vacaciones y en esta época de disfrutar con la familia, los amigos y de las comidas y cenas, no podemos olvidar que los excesos no son convenientes. Los niños, son aún más vulnerables a estos excesos por lo que aquí van algunos consejos fáciles de poner en práctica durante estos días:

  • Come sólo lo que te apetezca. Que la mesa esté repleta de comida, no quiere decir que se tenga que acabar hoy. Puede comerse también al día siguiente y seguro la vamos a saborear más.
  • Si eres adulto, bebe alcohol con moderación. Las cervezas, los vinos, las copas, los licores… pueden dejarnos una mala resaca al día siguiente. Sí, al día siguiente también tenemos que estar sonrientes para los demás y no estar fastidiados con un dolor de cabeza todo el día.
  • Si bebes, no conduzcas. No es el riesgo que tú y tu familia tenéis de un accidente ( este motivo ya debería ser suficiente) sino que estás poniendo en riesgo al resto de personas que están en la carretera. Existen alternativas si vas a beber para luego conducir como los servicios de PepeCar, Seurcond, Stearclear o Magicdrive( Barcelona).

Nuestros niños, ¿ qué tal serán sus navidades?

Alimentación: Insisto, comer más de la cuenta puede hacer que pasemos unos días empachados y con dolor de estómago. A los niños ( y también a los adultos), les encantan las chucherías, el azúcar y por el mecanismo de no saciarnos que produce, podríamos estar comiendo horas sin parar.

Son días para saltarse la dieta y las normas, pero que los excesos no los paguemos en enero. Por ello, ofreced a los niños cantidades racionales de comida, refrescos y dulces, algo que suelan estar acostumbrados a comer  sin aumentar las cantidades demasiado.

Además, la elección de los alimentos es importante. Cuando comáis pan o incluso el roscón de reyes, priorizad aquellos que sean con levadura de masa madre. Son panes de alta fermentación y sus bacterias son más beneficiosas para nuestro intestino.

Igualmente, los turrones y polvorones, mejor si son artesanos. Apenas llevan conservantes ( o no los llevan directamente) y se centran en los ingredientes principales de estos dulces ( manteca de cerdo, harina, azúcar, frutos secos). El resto de ingredientes que leáis en un polvorón, solo aporta textura, que duren más y a nuestro organismo, nada beneficioso.

Igualmente, pescado y marisco a ser posible de pesca extractiva; las piscifactorías están acondicionadas para que haya muchos peces y se les tiene que dar medicación para evitar infecciones.

Cuando vayáis a la pescadería, priorizar pesca extractiva. Los crustáceos y bivalvos (mejillones, almejas…) pueden ser de cría porque están en jaulas en el mar

moldeando-pan

Juego y descanso: Son días para pasar las horas con la familia y los amigos y los niños tienen que jugar. Es bueno que sigan leyendo y que hagan los deberes si tienen pero que el componente principal de las vacaciones sea el juego y el disfrute.

Si se juntan varios niños y queréis que estén entretenidos, os recomiendo las fiestas infantiles de clubinfantil. Los precios están muy ajustados y la animadora y dueña es una profesional muy recomendable, atenta con los niños y muy cariñosa. Se desplaza a domicilio y lleva su propio material y disfraces para hacer una fiesta a la medida de vuestros hij@s.

logo-clubrshabanner-clubrasha

A la hora de descansar, aún sabiendo que son días en los que se rompe la rutina de horarios, es importante que al menos dos días antes de volver al colegio, procuréis acostarles y levantarles a la misma hora para que la vuelta no sea tan dura. Con dos días será suficiente para que el cerebro retome su ritmo circadiano.

Recordad la importancia de tener la habitación como si de un lugar sagrado se tratase. Las habitaciones llenas de ropa tirada por el suelo, apuntes o libros en el escritorio sin colocar, aparatos eléctricos conectados y luz artificial, no son lugares que nos recuerde a un sueño agradable.

La habitación, para que la identifiquemos con sueño y descanso tiene que estar ventilada, con temperatura no superior a los 15-20 grados ( se duerme mejor con algo de fresquito que con mucho calor), mantas que pesen poco, pintura de la pared de colores claros y cálidos y recogida ( juguetes, ropa y libros en su lugar).

sleep

Actividad física: El juego será la actividad física predominante en estos días pero si evitamos salir a la calle por el frío, o por jugar sentados con los juguetes, los videojuegos… sumado al aumento de alimentación y sobre todo de dulces, el sedentarismo se hace presente. Es importante salir a la calle a pasear cada día o usar la bicicleta, patinete, etc.

physical-exercise

Sin más, os deseo unas felices fiestas y nos vemos a la vuelta. Disfrutad 🙂

 

Estreñimiento en niños ¿ Cuestión de alimentación o de rutina?

Las prisas del día a día hacen que no tengamos tiempo ni para ir al aseo a hacer nuestras necesidades diarias.
Si una falta de rutina es consecuente en el tiempo, puede que tengamos estreñimiento y en el caso de los niños, es más acusado. En ocasiones, el típico dolor de tripa que no da fiebre ni vómitos se debe a un estreñimiento.

De manera fisiológica, el cuerpo evita defecar en situaciones de estrés o prisas. Por otro lado, si el lugar no está limpio o es adecuado para lo que estamos habituados, probablemente el cuerpo evitará que defequemos y guardará las ganas para otro momento.
Si el intestino comienza a moverse y nosotros consideramos que no es el momento correcto, esos movimientos peristálticos se detienen y tendrán que esperar a otro momento. Cuando esta situación se repite en el tiempo, conseguimos que el intestino esté mayor tiempo parado y se produce tal estreñimiento.

En las últimas décadas, se ha hablado mucho del papel regulador de la fibra en el intestino. Sin embargo, no a todos afecta por igual ni en cualquiera de sus presentaciones dietéticas o farmacológicas y se necesitan más estudios. Existe controversia al afirmar que una dieta alta en fibra, aumenta su contenido en intestino y por tanto, mejora el estreñimiento. Además, según las asociaciones de gastroenterología pediíatrica, no hay consenso en cuanto a cantidad diaria de fibra.

Algunos de los estudios a los que podéis acceder indican un papel protector de suplementos de fibra derivados del kiwi, un papel dudoso de la fibra en cuanto al estreñimiento en sí pero con aumento ligero del número de deposiciones o al contrario, una mejora en el estreñimiento al reducir la ingesta de fibra o incluso suspenderla.

Pero antes de continúar, ¿que se considera estreñimiento?

El estreñimiento se define según los criterios ROMA III como la disminución de la frecuencia en la evacuación de las heces ( Menos de 3 a la semana) o la forma de las mismas. Además, puede ir acompañado de dolor abdominal, retención de las heces o por el contrario, incontinencia fecal (al menos 1 episodio a la semana tras haber controlado los esfínteres). Además, es sugerente de estreñimiento también el dolor cuando hacen caca y hacer deposiciones que obstruyan el wáter por su tamaño.

En la siguiente tabla, podéis observar las diferentes heces sugerentes de estreñimiento. La última, de consistencia líquida, no sólo se da en la diarrea sino también como consecuencia de una impactación fecal que acaba resolviendo en líquido.

escala-bristol

Además de las múltiples causas orgánicas que podrían estar causándolo     (obstrucción intestinal, afecciones del intestino, hemorroides así como fármacos o depresión entre otros) , la mayoría de las veces el estreñimiento es un trastorno funcional que puede estar más relacionado con el sedentarismo, la dieta así como la rutina diaria para hacer caca.

¿Qué se puede hacer?

Si seguimos las recomendaciones de las Guías Mundiales de la Gastroenterología en su edición de 2010, el enfoque es: dieta rica en fibra, suplementos de fibra, más ejercicio físico y laxantes.

Claro, pero ¿qué ocurre con los niños/as que ya toman esas precauciones y a pesar de comer mucha verdura y no comer plátano ni manzana o arroz y estar todo el día jugando en el patio, siguen teniendo estreñimiento? Como ya vimos antes, quizás es la propia fibra la que podría estar bloqueando.

Pasemos a un enfoque más actual y dinámico.

La defecación siempre se considera entre los niños y las familias como algo sucio, tabú del que no se habla con naturalidad. Cuando les pregunto ¿cómo era la caca?, la mayoría se ríe. Hoy día, después de varios años haciendo la misma pregunta, por fin van respondiendo y al menos en la enfermería del colegio, lo ven como algo natural.

Es muy importante establecer unos hábitos y entrenamiento en la defecación.

La rutina como parte de este entrenamiento es básica buscando el mejor momento del día e intentando que sea a la misma hora todos los días.

Con respecto a estar mucho tiempo intentándolo, es contraproducente. Lo ideal sería dejar al niño en el wáter con un cuento o su música preferida (dejemos descansar la tecnología este ratito al menos) y si a los 5- 10 minutos no  lo ha conseguido, lo dejamos para otro momento. Estar demasiado tiempo sentado, por un lado comprime los vasos rectales haciendo más fácil la aparición de hemorroides y además, puede frustrar si no llega a evacuar.

Por último, la postura es fundamental. El hecho de estar sentado, hace que se comprima el recto y aunque se consiga defecar, no se expulsa por completo. Por eso, a veces queda la sensación de no estar vacío del todo.

nino-sentadilla

Además, la postura sedente (estar sentado) hace también más fácil las hemorroides.

La recomendación es hacer caca en cuclillas o al menos, utilizar un banco para los pies para favorecer el ángulo del recto en la deposición.

¿Y de los laxantes, enemas, qué decir?

Dependiendo de la causa, el médico puede prescribir ablandadores de las heces como la lactulosa o el sulfato de magnesio u otros fármacos como los enemas. Pero para este tipo de fármacos, consultad al médico antes de administrarlos.

El cuerpo es sabio, y primero hay que probar a tenderle una mano a la naturaleza y en este caso, a la acción de la gravedad.

 

squattypotty

( Foto prestada de http://www.fitnessrevolucionario.com)