¿Qué te doy para la tos? Cuidado con los jarabes de la tele…

La tos es uno de los síntomas que más molestan al que la tiene y a los que están alrededor. Debe ser por eso, que nos empeñamos en eliminarla y cuanto antes, mejor.

Además, la publicidad nos recuerda constantemente la cantidad de jarabes que hay para tratarla.

Pero… ¿ todos valen? ¿Compro el primero que me ofrezcan? ¿ O el que le va bien a mi padre, vecino, hijos de amigos…? ¿De quién me fío para dar un jarabe al niñ@?

La tos es un signo de que hay algo que no está funcionando bien pero por sí sola no es una enfermedad como tal. Además, hay muchos tipos de tos y por ello, ni es conveniente quitar la tos a toda costa ni lo mismo vale un jarabe que otro.
Simplificando, podemos tener una tos seca o una tos con moco ( expectoración).

La tos seca puede implicar desde una irritación de la garganta, un atragantamiento que provoca la expulsión del cuerpo extraño causante del atragantamiento, una inflamación del tracto aéreo  como puede ser la laringe,la tráquea, bronquios, pleura…
En otras ocasiones, la tos puede ser un efecto secundario de un fármaco como algunos antihipertensivos o de un proceso alérgico estacional.
Una tos seca más prolongada en el tiempo, podría indicarnos reflujo gastroesofágico o incluso, esa tos podría ser de tipo psicógeno y aumentar en determinadas situaciones de estrés para el paciente con la necesidad constante de carraspear. No hay que olvidar que podría ser debida a tos ferina, lo cual debe ser valorado por el médico y sobre todo, en bebés donde adquiere mayor importancia.

El objetivo no es en la mayoría de las ocasiones, tratar en sí el reflejo de la tos a nivel cerebral para eliminarlo, sino la causa. Por ello, si la tos va acompañada de otros síntomas catarrales tipo mucosidad, estornudos, dolor de cabeza… podría recurrirse a remedios naturales como los vahos o baños aromáticos, tomar miel ( no recomendada a menores de 1 año), propóleo en cualquiera de sus presentaciones comerciales ( pastillas, gotas, spray…) o jarabes vegetales como los que llevan llantén menor. En cualquier caso, también beneficia aumentar la ingesta de agua para calmar y suavizar la irritación.

En cuanto a la tos con expectoración (mocos), como medida general puede tratarse aumentando la ingesta de líquidos en especial agua, caldos e infusiones para ir eliminando y aclarando la mucosidad.
Se pueden limpiar las fosas nasales con suero fisiológico o soluciones de agua de mar aunque no con demasiada frecuencia pues pueden secar la mucosa nasal.
Los medicamentos denominados descongestionantes ( a menudo en spray) para despejar las fosas nasales, sólo deben ser utilizados bajo prescripción pediátrica para no ocasionar dependencia de los corticoides en la mucosa nasal. Generalmente, se prescribe 1-2 inhalaciones cada 12 horas o antes de dormir para favorecer el sueño.

Los jarabes expectorantes como puede ser ambroxol, ayudan también a eliminar la mucosidad con la tos. Cuando dicho moco es blanco espeso, amarillento o verdoso, el pediatra puede prescribir mucolíticos ( acetilcistína) para romper el moco o si acompañan otros signos de infección como la fiebre, pautar antibiótico.

En cualquier caso, no recomiendo administrar ningún jarabe para la tos sin la recomendación del pediatra y en cualquier caso, no más de 1 semana por posible dependencia a algunos componentes como la codeína así como por la ineficacia que pueda estar causando el jarabe al no tratar la causa que provoca dicha tos.

jarabes-ninos

Igualmente, ante una tos que va acompañada de molestias o dificultad al respirar, de malestar general, sangre al toser o fiebre, es urgente acudir al pediatra.

Y como consejo al toser, evitar toser al aire para no dispersar “gotitas” a los demás. Si se puede, poner el antebrazo o en su defecto, la mano. Los pañuelos de papel utilizados, serán desechados sin guardarse en los bolsillos o mochila.

manos-toser

Anuncios