Por qué demasiada higiene nos hace enfermar. ¿Son siempre malas las bacterias?

 

Durante miles de años, cada vez que un ser humano sufría una herida, su vida estaba en peligro. Según dónde se encontrara, las bacterias del entorno podrían penetrar en la herida y provocar diversos males que bien podrían terminar con su muerte.

Las bacterias se consideraban el enemigo.

Y así era hasta que, en 1928, el británico Alexander Fleming descubrió la penicilina. Su aplicación como antibiótico nos ayudó a librarnos de las infecciones más comunes y de algunas de las más peligrosas. Hoy en día, en la mayoría de países con acceso a antibióticos, las bacterias no son ya un problema.

Al menos, no el exceso de ellas.

El problema que enfrentamos hoy en día es más bien el contrario. Hemos identificado a las bacterias como algo negativo, sin saber que muchas de ellas son beneficiosas para nuestro organismo.

¿He dicho beneficiosas? Perdón, quería decir imprescindibles para nuestra supervivencia y bienestar.

Trastornos del exceso de higiene

Cuando hay un desequilibrio de la microbiota intestinal, aparecen muchos trastornos. Lo que se conoce como disbiosis intestinal no es ni más ni menos que agujeritos ocasionados principalmente por la alimentación pero también por la contaminación o el estrés así como por los productos que usamos en nuestra higiene.  Por estos agujeritos se van colando virus, proteínas, hierro… que no están dónde deberían estar y nos hacen enfermar con problemas como estreñimiento, diarrea, resistencia a la insulina, obesidad e incluso, problemas mentales.

De ahí que al intestino se le conozca como el segundo cerebro.

La piel, el órgano más grande del organismo, es otro reservorio de microorganismos.

¿Quién no ha oído o dicho alguna vez: “Lávate las manos niño que vamos a comer” o ” Si has ido al baño, lávate las manos”?

Si bien muchos microorganismos ocasionan las infecciones, otros son beneficiosos y protectores y con tanta higiene, los estamos eliminando. Y sí, eso también nos hace enfermar.

Una de las hipótesis sobre el por qué de que cada vez haya más alergias alimentarias, más asma y más dermatitis, es además de la manipulación de los alimentos y de tantos aditivos, colorantes, conservantes… el hecho de que tenemos demasiada higiene.

Fue David Strachan quien formuló la hipótesis de la higiene en 1989 y que explica por qué en los países desarrollados cada vez hay más alergias y problemas autoinmunes (el cuerpo no reconoce lo propio y lo ataca como si fuese extraño). Algunas de estas enfermedades son la artritis, diabetes tipo 1 y enfermedad de Crohn entre otras.

El uso continuado de jabones, geles, champú, cremas… eliminan la capa sebácea de la piel quitándole así la grasa protectora por un lado y dejando fuera de juego a los microorganismos beneficiosos.

Y si hablamos del lavado por partes del cuerpo:

  • Lavado excesivo con jabones del área genital: Predisponen a infecciones por hongos como las cándidas. Recordad que la higiene  en niñas después de hacer pis, es de delante hacia atrás, para evitar contaminación de las heces.
  • Lavado excesivo de cabeza: Al retirar la grasa natural del cuero cabelludo, el organismo crea más grasa. Por ello, puede haber modificación del ph y cambiar a un pelo más graso que necesite cada vez más y más lavados. Una desintoxicación efectiva (1 mes) es el método “no poo” de no shampoo. Este método sólo debería usarse 1- 3 veces/semana máximo. Una vez que se regula la cantidad de grasa del cuero cabelludo, no es necesario lavar el pelo con tanta frecuencia y se puede sustituir algún lavado por sólo agua frotando como si se estuviese usando jabón con las yemas de los dedos.
  • Lavado excesivo de cuerpo y manos: Como comentaba antes, se retira la capa sebácea superficial protectora de la piel dando lugar a reacciones en piel tipo dermatitis.
  • Excesiva higiene bucal ( se recomienda lavado de dientes después de cada comida principal y sobre todo, después de cenar porque durante la noche hay menor producción de saliva). Un lavado excesivo, puede ocasionar erosión y desgaste del esmalte de los dientes al quitar la capa superficial.

Luego, ¿Es necesario lavar todos los días todo el cuerpo con jabón?

Realmente, hay zonas como el dorso de brazos, muslos e isquiotibiales, hueco poplíteo (parte posterior) de las rodillas… que no tienen la necesidad de tener jabón todos los días, porque no se ensucian ni sudan y al no haber glándulas sudoríparas, no producen mal olor.

A diario habría que lavar axilas,manos, pies y genitales, pero el resto del cuerpo, simplemente con el agua de la ducha, sería suficiente.

Esta recomendación es aplicable a niños y adultos.

Un día a la semana, podría hacerse un uso más exhaustivo del jabón para eliminar células muertas del resto del cuerpo.

¿Y sirve cualquier jabón?

¡Claro que no! Procura usar siempre jabones naturales que no tengan parabenos, PEG- 40 o PEG-120 (Cualquier PEG en realidad), Sodio Lauryl- Sulphate o similares que terminan en -ate, que son compuestos implicados en la disrupción endocrina (alteradores de hormonas) y que pueden estar implicados en multitud de procesos.

Algunos de ellos son los procesos cancerígenos, la afectación del páncreas y del tejido adiposo, especialmente en las mujeres y en los niños y niñas durante los periodos críticos del desarrollo (desde el nacimiento a los 5 años, de los 5 a los 9 años, prepubertad y pubertad).

Algunos tipos de jabones recomendados son los de aceite de oliva y sosa, aceite de oliva y potasa o a nivel más de marcas tipo Weleda. Los podéis encontrar en vuestro herbolario más cercano o en tiendas ecológicas así como en amazon.

 

 

 

 

 

 

 

 

El exceso de higiene nos ha llevado a demasiados problemas en la época actual. Como en todo, el equilibrio es la clave, así que la próxima vez que los niños vengan del cole, recuerda si hay que hacer o no espuma.

En la segunda parte hablaré de cómo lo que comemos ayuda o perjudica a nuestras bacterias intestinales.

Por vuestros peques y los no tan peques,

Sandra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.