Ola de calor; cómo vivir con ella y no desmayarse en el intento

Las temperaturas de la última semana y las que llegan mañana con la ola de calor, provocan en nuestros cuerpos muchos síntomas que a veces, no sabemos controlar de la mejor manera.

Con el calor y los cambios de temperatura del interior y exterior de edificios por el aire acondicionado, florecen los virus.

En estas semanas hemos tenido virus del eritema infeccioso, 5ª enfermedad o más conocido como el virus de la bofetada. Además, estamos teniendo muchos casos de gastroenteritis no sólo en niños sino también en adultos. Por otro lado, el hecho de no estar correctamente hidratados, genera agotamiento, descenso de la tensión arterial y desmayos. Los golpes de calor son frecuentes por estar jugando al sol y de nuevo, no hidratarse correctamente. Dolores de cabeza causados también por el mismo cansancio y el calor, en los que el mayor énfasis que hago es que beban agua, que se mojen cuello, frente y muñecas y se pongan en la sombra para jugar.

¿Cómo podemos hacer frente a todo esto sin la piscina al lado?

Para empezar, lo más importante es asegurar una buena hidratación. Los niños deben beber agua durante los patios y en la comida. Para las clases de los niños de secundaria y bachillerato, podrían tener una botella de agua en su mochila y aprovechar los cambios de clase para hidratarse. Los niños más pequeños tienen sus vasos a disposición en las clases. Además, los patios cuentan con fuentes y el acceso a los aseos.

Igualmente, los desayunos, comidas, meriendas y cenas deben ser frescas y de fácil digestión donde los principales ingredientes sean las verduras en ensalada, frutas, carnes y pescados al horno o a la plancha evitando rebozados, fritos y comidas difíciles de digerir.

Las meriendas más saludables serían frutas ( sandía, melón, cerezas, nísperos) que podéis traer cortadas en envases de plástico o verduras tipo bastoncitos de zanahorias, cherrys… Evitad los bollos, bolsas de snacks como patatas fritas o gusanitos, que además de no ser sanos, tienen altos contenidos en sal y predisponen a la deshidratación.

 

tomato-435867_960_720cherries-1503974_960_720.jpgcarrots-1247964_960_720.jpg

Hay que tener precaución estos días con los sandwichs de jamón cocido o york, pavo… porque con el calor, pueden estropearse y ser más fácil la contaminación por bacterias. Igualmente, los lácteos como yogures bebibles,batidos… deberían estar refrigerados y es mejor evitarlos durante estos días en los recreos.

Para jugar en el sol, sería conveniente usar gorra. En cuanto a la protección solar, es mejor la protección física (camisetas 100% algodón o lino de manga larga en colores claros, gorra, camiseta que cubra el cuello…) y no abusar de las cremas solares.

 

cap-310653_960_720.png

En cuanto a los cambios de temperatura del exterior y el interior de edificios por el aire acondicionado, hacen que nuestro cuerpo y defensas sean más vulnerables a infecciones y de ahí, las típicas faringitis en estas épocas o las otitis del nadador. De nuevo, para tener un sistema inmune fuerte es necesario asegurar una buena hidratación y alimentación, así como un buen sueño y descanso. Evitad el aire acondicionado en exceso ( mejor ventiladores) y si no queda más remedio, proteged las zonas más vulnerables como garganta y pies.

Las actividades de ocio y deporte al aire libre, deben limitarse a primera o última de hora de la tarde. Evitad salir al exterior en las horas centrales del día 12-18horas y en caso de hacerlo, asegurad acceso a agua cerca.

En cuanto a si es necesario tomar algún fármaco para controlar síntomas, os aconsejo que si hay dolor de cabeza agudo que no mejora al refrescarse, beber líquidos no azucarados o estar tumbado en un ambiente oscuro y fresco, podéis administrar paracetamol.

En cuanto a los virus de estómago, asegurad una buena hidratación con suero oral o limonada casera alcalina ( zumo de medio limón, 1 litro de agua, media cucharada de sal, media de azúcar (por el sabor nada más) y una de bicarbonato. No recomiendo las bebidas deportivas por su alto contenido en azúcar . Para comer, comidas ligeras y que aseguren la retención de agua como arroz, carnes magras hervidas, plancha o al horno, pescado blanco hervido, plancha o al horno, purés de zanahoria y/o patata, patata y/o zanahoria cocida, jamón cocido o tipo lacón. Como postres, manzana asada o cruda dejándola oxidar al aire, plátano o yogur natural sin edulcorar. Los probióticos o fármacos tipo rotagermine son útiles para asegurar una buena comunidad bacteriana beneficiosa en el intestino.

Sin más, felices vacaciones si no vuelvo a escribir antes y que disfrutéis mucho con los niños.

¡Un abrazo!

 

 

 

Anuncios

Sol y folato (ácido fólico). Qué hacer para no perderlo.

España es uno de los países de la Unión Europea con más horas de sol al año. El sol nos beneficia a nivel inmunológico, es esencial para sintetizar la vitamina D; tan importante para los huesos y tan crucial en la menopausia y postmenopausia y además, mejora el estado de ánimo.

Sin embargo, además de sus múltiples beneficios y de todas las maldades que sobre él se vierten por el posible melanoma, un estudio reciente ha descubierto que la exposición al sol disminuya nuestros niveles de folato en la sangre.

El folato es una vitamina B y para que nos entendamos mejor, una de sus formas más conocidas es el ácido fólico. Ésta es la forma que se usa en suplmentación y fortificación de comidas por ser más estable y biodisponible.

El ácido fólico se prescribe en suplementación a las embarazadas porque es esencial en la formación del ADN y para prevenir los defectos del tubo neural. Sin embargo, hay que tener cautela porque el ácido fólico en el último trimestre del embarazo, puede provocar posibles efectos secundarios como asma o resistencia a la insulina con posible desarrollo de diabetes infantil. Además, es conveniente saber que el folato presente en los alimentos se absorbe mejor que el ácido fólico y no entraña riesgos. Al suplementar, merece la pena tomar folato (L-5-MTHF) en lugar del ácido fólico. El ácido fólico en el organismo tiene que pasar por varios procesos hasta llegar a dicha forma activa por lo que, en personas con deficiencias en la enzima de conversión o con alteraciones en la B12, éstos podrían verse ocultados por dicha forma de suplementación.  Para más información acerca de qué procesos sufre y el por qué de recomendarlo en su forma activa, podéis consultar este enlace.

No obstante, hay un artículo muy bueno de Marcos Vázquez para explicar qué es lo mejor en la alimentación y suplementación de una embarazada.

¿Qué alimentos contienen folato?

El folato se encuentra principalmente en las verduras de hoja verde como espinacas o acelgas. También lo podemos encontrar en la naranja, el brócoli, coliflor, hígado y en menor medida, en la levadura como la de cerveza. Al ser  una bebida alcohólica o sometida a proceso químico para retirarle el alcohol, es la manera menos recomendable para asegurar buenos niveles de folato.

Muchos alimentos están siendo fortificados con ácido fólico como los cereales y las harinas. Este proceso se realiza por una parte, porque las harinas naturales pierden el ácido fólico al ser refinadas. El proceso de refinado hace que la materia prima sea más barata. A nivel nutricional, carece de todo interés y como comento, no es lo mismo tomar el folato presente en la levadura que añadirlo en forma de ácido fólico a posteriori.

Por otra parte, el reclamo al consumidor de ver productos fortificados con ácido fólico hacen que éstos sean más atractivos y aprovechan ese desconocimiento para que sean comprados. En contraposición, los alimentos que lo contienen de manera natural (espinacas, acelgas, brócoli…) no llevan una etiqueta diciendo “Rico en ácido fólico de manera natural”.

¿Qué repercusión tiene la falta de folato en el organismo?

Cuando la dieta es insuficiente en folato o tenemos algún problema de malabsorción como enfermedades del hígado, podemos desarrollar una anemia megaloblástica. Además, hemos dicho que es fundamental en la síntesis de ADN del futuro recién nacido.

Por un lado, la disminución de folato en sangre como consecuencia de la radiación ultravioleta del sol, se produce de manera indirecta a través de la formación de especies reactivas al oxígeno cuando las sustancias de la sangre como flavinas y porfirinas se oxidan con el sol (fotosensibles).

Por otro lado, la exposición directa al sol repercute en la disminución de folato en la piel, lo que afectaría a los queratocitos incrementando el riesgo de carcinogénesis. Este riesgo disminuye asegurando buenos niveles de folato a nivel alimenticio o suplementando en casos de necesidad ( embarazadas, problemas de hígado). Como decía antes, preferible suplementar con folato que con ácido fólico y sólo en caso de necesidad.

Conclusiones

Teniendo en cuenta que la primavera y el verano al tener más horas de sol y con mayor intensidad, hacen que disminuyan los niveles de ácido fólico sangre ( sea por vía directa o indirecta), es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en folato y sólo suplementar folato en caso de necesidad (malabsorción por problemas de hígado entre otros o en embarazadas).

No exceder los límites recomendados y valorar mediante analítica la necesidad de suplmentar o no durante todo el embarazo.

Así que ya sabéis, a disfrutar de ricas ensaladas de espinacas durante el verano 🙂