Hábitos de desarrollo y aprendizaje en la etapa infantil (2-5 años)

Los hábitos en la infancia son los que marcarán nuestro desarrollo y comportamiento el resto de la vida.
Por ello, es crucial la coordinación y comunicación entre escuela y familia.

El niño aprende los hábitos y valores de toda persona que está a su lado. Es importante que cada persona que le acompañe se los transmita en el día a día.

Las activides básicas de la vida diaria ( ABVD) reflejan un patrón de conducta que debería empezar a dominarse a partir de los 2 años siendo algo habitual a la edad de 5años.

Algunos de los hábitos más importantes serían:

Taparse la boca al toser y estornudar.
Lavado de manos.
– Limpiarse los mocos con un pañuelo de papel y tirarlo a la papelera.
– Limpiarse con papel después de ir al aseo.
– Sentarse adecuadamente en la mesa y saber utilizar los cubiertos ( cuchara y tenedor).
– Limpiarse con la servilleta cuando están comiendo.

  •  La prevención de enfermedades comienza por evitar que mis microorganismos pasen a los de alrededor. Cuando tosemos o estornudamos, las gotitas que se dispersan son las responsables de propagar la enfermedad.  Un acto tan sencillo como enseñarles a taparse la boca al toser o estornudar, limita esa dispersión de gotitas.

Si bien la costumbre normal es taparse con la mano, lo ideal es hacerlo con el dorso del antebrazo. De esa manera, si lo hago con la mano, “la contamino” y si después toco algo o a alguien, estaríamos en la misma situación.

 

Los pañuelos de papel después de ser usados, se han de tirar a la papelera y no guardarse en la mochila, abrigos, pantalón…

  • En el lavado de manos, hay que insistir debajo de las uñas y entre los dedos, pues son lugares habituales dónde se quedan los microorganismos.
La limpieza en el cuerpo no debe ser obsesiva, pues eliminar la capa superficial de la piel, también nos causa problemas al eliminar la flora que nos protege.
Por ello, hay que insistir sobre todo en lavarse las manos antes y después de ir al aseo, antes de tocar alimentos y después de haber tocado animales.
Además, en el baño, no hay necesidad de lavar todo el cuerpo con jabón a diario. Determinadas zonas más íntimas ( genitales, ano y axilas) deben lavarse a diario con jabón pero el resto del cuerpo, puede lavarse con agua y con menor frecuencia con jabón. Insisto: la capa superficial de nuestra piel está llena de microorganismos buenos y eliminarnos nos trae más problemas. Además, lavar demasiado empeora la dermatitis.
  • Los niñ@s tienen que aprender a limpiarse tras hacer pis o caca, pues del secado adecuado depende que tengan infecciones posteriores de orina, hongos…

La dirección del limpiado-secado es crucial en las niñas para no contaminar genitales con los microorganismos del ano. Se han de secar arrastrando de delante hacia atrás.

  • En la mesa, se les intenta enseñar a que mantengan los pies en el suelo y no estén balanceándose para evitar caídas.

La manipulación con las manos de la comida es algo natural del aprendizaje y es necesario para que los niñ@s experimenten texturas, sabores… y es bueno que se manchen incluso pero cuando llegan al colegio, con 3 años, tienen que dejar de comer con las manos y saber usar la cuchara y el tenedor. Igualmente, que no se limpien con la manga del brazo y usen la servilleta. El uso del cuchillo se hará más adelante.

 

 

Hábitos tan normales y sencillos como los anteriores, han de ser enseñados en casa y reforzados en la escuela, pero sobre todo, observar a los que estén a su lado les servirá de ejemplo y refuerzo diario.

 

Anuncios

Ese "alimento" que en todo nos acompaña. ¿Amigo o enemigo?

Si comienzo el post diciendo que el trigo es malo, algunos dejáis de leer, así que lo comienzo de otra manera.

¿ Abdomen inflamado? ¿Gases con excesivo mal olor tipo “podrido”? ¿ Diarrea o estreñimiento sin causa aparente? ¿Problemas en la piel? ¿ Cacas que flotan o con formas/colores raros?

Las recomendaciones dietéticas de la OMS (Organización Mundial de la Salud), la AEP (Asociación Española de Pediatría) y otras organizaciones, dicen que el desayuno es la comida más importante del día y que en ella se debe incluir un lácteo, una fruta y un carbohidrato (a ser posible, complejo).

Esto en términos sencillos, viene a significar:

– ¿Qué has desayunado hoy?

Batería de respuestas de los niños:

– Un tazón de cereales y un zumo.
– Leche y magdalenas.
– Tostadas con mermelada y leche con cacao.
– Una rebanada de pan con aceite y un vaso de leche.
– Leche/zumo con galletas.
– Chococrispies y leche.

¿Qué ingrediente está en todas ellas sin excepción?

El pan, las galletas y los cereales= TRIGO.

Que no seamos celiacos, no quiere decir que el TRIGO sea nuestro mejor aliado. De hecho, las investigaciones realizadas demuestran que más que amigo, es un verdadero enemigo (ver estudio)

La celiaquía es la manifestación más visible que sólo el 10% de la población padece y que el 90% restante puede o no padecer pero no lo saben porque o no tienen los síntomas clásicos, o no se han hecho pruebas.

Hasta ahora, la celiaquía era sinónimo de diarrea y pérdida de peso sin otros efectos aparentes, pero siento comunicaros que los signos que provoca el gluten ( trigo, cebada, centeno, triticale, kamut, bulgur y avena en menor medida) son múltiples y abarcan diferentes sistemas del cuerpo desde los típicos síntomas intestinales ya mencionados, hasta problemas en las articulaciones, piel, mayor riesgo de osteoporosis, aumento de colesterol, triglicéridos, hipertensión y, a nivel neurológico, incluso demencia.

Sin embargo, no consumir trigo nos da más energía, nos hace sentir más ligeros y con más vitalidad, mejor humor y menos sensación de cansancio.

Esto no es el prospecto de un medicamento con todos sus posibles efectos secundarios. Estos son efectos comprobados aquí y aquí por poner unos ejemplos pero la lista es interminable. La revista Discovery Salud también dispone de muchos estudios al respecto.

El gluten contenido en el TRIGO ( gliadina) principalmente, ocasiona intestino poroso. Esto significa que forma agujeritos por dónde se cuelan y se pierden las proteínas, vitaminas, minerales… de los alimentos que tomamos.(ver estudio)

La idea de que comemos cereales desde hace muchos años, no es tan cierta si tenemos en cuenta que esos “muchos años” corresponden al inicio de la agricultura y en una línea del tiempo de la historia de la humanidad, sólo representan el último minuto.
Pero además, es que el TRIGO antiguo no tiene nada que ver con el actual, que está tan modificado genéticamente que podría ser cualquier cosa menos trigo.

Ya, ya, pero y ¿qué hago si no puedo dejar de comer pan? Además, el pan es bueno, no?

Insisto, el pan que comíamos hace años no tiene nada parecido al actual donde el trigo se ha manipulado tanto que no aporta ningún beneficio.
Si no te resistes a la tentación del pan, intenta que sea lo más artesanal posible, elaborado con masa madre. Podrás ver que algunas panaderías exhiben orgullosas su cartel de: Elaboramos pan con masa madre. Desde luego, merece la pena. Ese pan dura una semana, y a nuestro intestino, le viene mejor.

Es por ello que, mi recomendación al respecto sería:

– Lo ideal, que se consuman productos elaborados con harinas de frutos secos [( castaña, almendra, trigo sarraceno ( no es trigo), arroz o similares.] El pan de maíz podría valer pero la gran parte del maíz que consumimos en transgénico y además, tiene un elevado poder calórico. Mejor, otra opción.

Si se va a consumir trigo, intentar que los panes sean elaborados con masa madre; la fermentación es mayor y la levadura utilizada es de calidad. ( Esto se traduce en que no son panes precocinados que pasan sólo al horno y evidentemente, en que si una barra de pan cuesta 0,35 céntimos…. ¿ por cuánto le sale al fabricante? El pan, como otras muchas cosas, hay que pagarlas.

– Sustituir en la medida de lo posible los alimentos íntegros de cereales con gluten ( pan, pasta, cereales de desayuno, galletas) por otros alimentos más saludables: verduras, frutas, setas, carnes, pescados, frutos secos, huevos, algas.

Este planteamiento, requiere un cambio en la conciencia de qué es realmente el trigo, qué provoca en nuestros organismos y que lo consideremos como un posible causante de muchas enfermedades (diabetes tipo II, enf. neurológicas, dermatológicas e intestinales) sin tener que ser celiaco. De hecho, el hecho de ser celiaco, podría indicarnos protección, en cuanto el organismo intenta eliminar la toxina a través de diarreas y vómitos en caso de ser ingerido. Sin embargo, un paciente no celiaco, no tiene esos efectos tan marcados por lo que las toxinas se absorben y se acumulan provocando efectos más tardíos.

¿Os animáis a probar los efectos en vuestro organismo de no consumir trigo?