Alergia primaveral ( ojos rojos, lagrimeo…) ¿Qué se puede hacer?

Las lluvias que han caído en abril han hecho que,afortunadamente, las alergias no hayan llegado tan temprano como en otras ocasiones.

Sin embargo, a partir de principios de mayo, los casos de conjuntivitis alérgicas han ido en aumento.

Mi post llega más tarde de lo planificado, pero mejor tarde, que nunca 🙂

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva que provoca irritación, lagrimeo, picor de ojos y rojez entre otros signos. No es contagiosa como sí lo son las conjuntivitis víricas y bacterianas.

¿Qué podemos hacer?

Es muy importante mantener una correcta higiene ocular. De lo contrario, podría producirse una infección.
Para ello, se puede utilizar suero fisiológico o colirios de agua de hammamelis o de eufrasia de venta en herbolarios y farmacias. No obstante, el suero fisiológico sólo calmará los casos más leves y durante un breve periodo de tiempo, pues también puede secar la conjuntiva en exceso. En otros casos, sólo alivia un instante pero la inflamación y la rojez persisten, haciéndose necesario en estos casos, la cita con el pediatra para que prescriba colirios antihistamínicos, antiinflamatorios con o sin corticoides y si es necesario, colirios antibióticos.

Las infusiones de manzanilla y/o miel tuvieron mucha importancia hace unos años para el lavado de los párpados pero hay que tener precaución, dado que estas plantas, podrían provocar alergia en el niño.

Tanto la eufrasia como el hammamelis, son dos plantas con características astringentes que provocarán una menor afluencia de sangre a los tejidos oculares y actuarán en la inflamación y rojez de la conjuntiva así como en los picores.

Prevención

Las medidas de prevención de la conjuntivitis alérgica o al menos para disminuir sus síntomas, van encaminadas a evitar las zonas con niveles más altos de polen como los parques. Además, se recomienda pasar la aspiradora en casa o fregar en lugar de barrer para no dispersar el polen, no llevar las ventanillas del coche bajadas, no dormir con la ventana abierta y si es necesario, llevar gafas de sol al aire libre como protección.  En este caso, es importante la calidad de los cristales de las gafas de sol, porque no pretendemos crear otro problema asociado. Además, hay que tener en cuenta que si los niños van a estar en zona de balones, puede haber accidentes al llevar las gafas.

Los niveles de polen son mayores a primera hora de la mañana y a última de la tarde, por lo que sería recomendable no ventilar las estancias en esas horas.

Igualmente, al margen del polen, la contaminación y el ozono ( procedente de la combustión de los gases de los coches más el calor de los meses de primavera y verano), hace que cada día haya más casos de alergias y en concreto, de afectaciones pulmonares.

En la medida de lo posible, las actividades al aire libre durante los meses de calor, deberían realizarse en los momentos no centrales del día porque es cuando más ozono hay y si no, en lugares cerrados.

Es importante estar informados de los niveles de ozono que alcanza nuestro municipio o ciudad. De superarse dichos niveles en más de 25días al año, además de estar incurriéndose en la ilegalidad, las afectaciones pulmonares son mucho mayores y con ello, los problemas derivados.



Anuncios

Uso responsable del teléfono móvil

Queremos tenerles controlados todo el tiempo, que no les pase nada y ya de paso, que se diviertan con los juegos que trae, que se relacionen con sus compañeros y con desconocidos a través de las redes sociales y por supuesto, que estén a la moda y no sean distintos.
Adolescentes que hablan durante horas con el móvil pegadito a la oreja o personas que por trabajo, dependen del móvil a diario o simplemente, la costumbre de llenar cualquier vacío en el tiempo, con una llamada telefónica.
Siendo más concretos, este uso responsable se centra para las llamadas telefónicas.Si es necesario utilizarlo, es preferible usar los mensajes, los programas de mensajería o hacer uso del correo electrónico. En la medida de lo posible, evitar las llamadas telefónicas a través del móvil y en especial, las de larga duración.
Durante la emisión de la llamada, hasta que el receptor descuelga, es el momento de mayor transmisión de radiaciones por lo que es recomendable que el teléfono esté alejado de nuestra cabeza hasta que el receptor descuelgue.
Si se trata de una llamada larga, es mejor a ser posible, utilizar el manos libres o en su defecto, auriculares de tubo de aire para el móvil. Más seguros aún aunque menos discretos, son los retro auriculares, que es como llevar el auricular del teléfono de casa, pero bueno, al final, es cuestión de modas y si nos hemos acostumbrado a ver zombies en los transportes sin ya mirarnos a la cara, pues por qué no, a llevar estos aparatos de colores? Los cascos para mp3 también están teniendo su época retro y no he visto a nadie que se avergüence…. Además, si es por prevenir problemas futuros de salud, merece la pena, ¿no? Y si no, pues al menos para utilizarlo en casa o en la oficina, que así ya evitamos bastantes horas de exposición.
En el caso de los niños, la recomendación del fabricante es que NO los utilicen al menos para llamar por teléfono, porque su corteza cerebral es más fina y las radiaciones pasan con mayor intensidad.
Además, como recomendación para todos los usuarios, en las normas del fabricante se indica que debería alejarse al menos a 25mm de nuestra oreja.
En lugares con poca cobertura, la emisión de radiaciones es mayor por lo que es importante saberlo para o bien dejarlo en modo avión o tenerlo desconectado. Es posible saber en qué zonas hay menos cobertura y por tanto, emite más radiaciones a través de aplicaciones del móvil.
Como norma general, hay que guardarlo alejado del cuerpo ( en un bolso o mochila) pero nunca en los bolsillos de los pantalones y teniendo especial cuidado con el abdomen de mujeres embarazadas y adolescentes. La fertilidad puede quedar comprometida en estos casos.
Durante la noche, es conveniente que no esté en la mesita al lado de la cama y por supuesto, nunca debajo de la almohada! Si se quiere utilizar como despertador, tenerlo en modo avión sería suficiente.
Norma a recordar: Cuanto más alejado del cuerpo, mejor y cuántas menos horas se utilice 🙂

El azúcar…ese dulce VENENO

Siguiendo con los posts relacionados con los mitos en alimentación, hoy hablaré del azúcar. Aunque pueda sonar alarmista, tomamos más azúcar de la que deberíamos y ésta es la responsable de la gran mayoría de las enfermedades de la época actual. Entre ellas, el cáncer, la diabetes y la hipertensión. 
¿ O para seguir muriendo? Que nadie nos engañe, tomar pastillas para la tensión no es normal y tampoco es normal que los jubilados pasen más tiempo en la farmacia que dando paseos y riéndose.

 

La evolución nos cuenta que los primeros simios desarrollaron una mutación en un gen que les permitió sobrevivir en época de hambruna. Os recomiendo ” El Mono Obeso” de J.Campillo para  ilustrar mejor el razonamiento desde la evolución.
Durante dicho período, la mutación permitió que la poca fructosa que los simios comían a través de la fruta, se acumulara en el hígado para aquellos momentos en los que no hubiese alimentos disponibles. Ese gen mutado se transmitió a la descendencia y por tanto, cada vez que los simios y de ahí los humanos, tomamos azúcar, ésta pasa al hígado como reserva de glucógeno muscular y al aumentar dichas reservas, se forman los triglicéridos y la consecuente aparición de placas de ateroma, elevados niveles de colesterol sérico y patologías cardiovasculares asociadas, obesidad sobre todo abdominal y diabetes. Todas estas alteraciones se engloban en el síndrome metabólico, tan presente hoy en la sociedad occidental y poco a poco, en la oriental según cambian sus hábitos de alimentación.
El azúcar, se descompone en sacarosa y fructosa. La energía que proporciona es inmediata pero posteriormente, provoca un estado de semiletargo que dispone al individuo a estar más relajado. De ahí, que el americano medio, pase más tiempo sentado viendo la televisión. ¿Pero por qué tomamos tanta azúcar y por qué no podemos parar de tomarla? Sí, sí, el azúcar es adictivo y si no lo crees, intenta dejar de tomarla durante 21 días. En breve publicaré un plan detox de azúcar añadida para el que esté interesado. El azúcar ocupa en el cerebro los circuitos de recaptación de la serotonina, que son los mismos que ocupan la heroína y la cocaina y son los que provocan placer en el individuo cuando la toman. Pero… si estáis pensando en el azúcar como el azúcar blanco de las cucharaditas del café, éste apenas representa un % importante de la cantidad que ingerimos a diario porque azúcar también es:
– Cereales de desayuno: Todos llevan cantidades importantes de azúcar añadido; esto los hace más palatables y adictivos, especialmente para los niños. Los cereales de desayuno así como barritas energéticas o galletas con fibra con bajo contenido en grasa para las dietas, llevan cantidades grandes de azúcares añadidos para compensar el sabor al retirar las grasas.
– Cacao soluble; pudiendo contener hasta 12 cucharas de azúcar en su composición.
– Postres elaborados ( flanes, natillas, yogures de sabores…) y bizcochos.
– Refrescos y zumos de frutas; el contenido en frutas de los refrescos procede de un puré concentrado al que se le ha eliminado toda la fibra por lo que el contenido en azúcar es aún superior. Además, les añaden más cantidad para endulzar y hacerlos más irresistibles. Los zumos de fruta, aún siendo naturales y recién exprimidos, han perdido toda la fibra por lo que nuestro cuerpo sólo tiene un componente que analizar y metabolizar: AZÚCAR. Nutricionalmente hablando, sólo aportan calorías vacías con energía instantánea pero no duradera. Además, estimulan la producción en picos de insulina en el páncreas predisponiéndolo si se toman con frecuencia, a una posible resistencia a la acción de la insulina y por tanto, al sobrepeso y a la diabetes.
– Ketchup; para quitar la acidez del vinagre y del tomate, se añaden grandes cantidades de azúcar pudiendo contener hasta 10 cucharadas.
– Mermeladas: El contenido en fruta es muy bajo. Algunas marcas, para compensar el hecho de llevar más fruta y menos azúcar, le echan otros edulcorantes tipo sorbitol, maltitol, fructosa…  Las mermeladas deberían elaborarse con fruta lo más madura posible para aprovechar su contenido en azúcar pero a nivel industrial, no tienen en cuenta estos aspectos.
– Patés, jamón york, pan para hamburguesas o similar, quesos de untar… Todos contienen azúcar para hacerlos más palatables y en definitiva, para que sigamos comprando el producto.
¿ Cuáles son mis recomendaciones?
1. Comprad los productos lo menos elaborado posibles.
2. Aprovechar los dátiles y las ciruelas o uvas pasas para endulzar los postres caseros. El cacao para la leche, cuanto más puro, mejor y si se quiere endulzar, que sea con miel lo más natural posible.
3. Los cafés, infusiones… se pueden endulzar con miel o con estevia en hoja seca ( la podréis encontrar en algunos herbolarios o tiendas de alimentación ecológica).
En próximos posts hablaré acerca de los edulcorantes que se utilizan en sustitución del azúcar.
Está claro que a nadie le amarga un dulce y que de vez en cuando, no es perjudicial, pero que lo excepcional no se convierta en una norma. Hemos pasado de tomar un pedazo de tarta en los cumpleaños, el trozo de roscón en Reyes… a tener estos productos en la nevera a diario como algo natural.