Si no desayuno, ¿qué me pasa? Desmitificando “noticias”.

En las últimas semanas, los titulares sobre la “importancia” del desayuno nos inundan:

  1. El desayuno es la comida más importante del día para estar delgado
  2. Desayunar poco o nada es muy peligroso
  3. Ayunar o desayunar; no te lo volverás a cuestionar nunca

Y así uno tras otro en los medios de comunicación. Pero,                                ¿cuánto hay de realidad en estos titulares?

La importancia del desayuno viene marcada por la pirámide de la alimentación que,como ya expliqué en otra ocasión, se fijó por intereses que nada tenían que ver con la salud de la población.

Evolutivamente, el ser humano no estaba comiendo todo el día. Si había comida, comía. Si no había animales para cazar o bayas que recolectar, no comía. Generalmente, la ingesta se concentraba en 1-2 veces al día.

Nuestro organismo es muy completo y se encarga de regular el hambre a través de distintos mecanismos y hormonas como la leptina y la grelina.

Sin embargo, en la actualidad,  la continua disponibilidad de alimentos y la dependencia a los hidratos de carbono simples y en concreto al azúcar, predisponen a que dichos niveles de hormonas estén alterados y no haya sensación de saciedad. Podríamos estar comiendo todo el día, a todas horas. Quizás no tengamos hambre real, pero sí hambre hedónica. A nadie le amarga un dulce, ¿verdad? Esa pastelería me está pidiendo que entre, esa lata de refresco pide ser bebida o esa patata frita del armario y así se acaba ya la bolsa.

Por otro lado, como la mayoría de las personas dependen de la glucosa como único combustible del organismo, cuando los niveles de ésta disminuyen en sangre, se percibe sensación de mareo, visión borrosa, dolor o ruido en el estómago y hambre.

Si la alimentación es completa con proteínas, hidratos y grasas saludables,  no hay peligro en el hecho de no desayunar porque en sí, no es más que una comida del día. No es ni más ni menos importante que el resto de las comidas.

Afortunadamente, la energía necesaria para la actividad diaria, no sólo se saca de la glucosa, sino también del metabolismo de las proteínas y de las grasas.

¿Afecta en el rendimiento académico de los niños si no desayunan?

Los niños al igual que los adolescentes, al estar en edad de crecimiento y por ser uno de los periodos críticos en su desarrollo, es importante que estén bien alimentados y nutridos.

Sin embargo, esto no implica que tengan que estar comiendo continuamente ni que tengan por qué hacer obligatoriamente 5 o más comidas al día.

¿Y por qué los niños tienen siempre tanta hambre?

Es cierto que los niños pueden sentir hambre más a menudo, en parte por  “desgaste” físico de estar corriendo y jugando todo el día. Pero además,  es muy frecuente que también se deba al consumo continuado de hidratos de carbono refinados y azúcares. Estos productos, tan habituales en la alimentación actual, no generan saciedad e impactan de manera negativa en el apetito.

Golosinas al salir del colegio, snacks, refrescos y fritos porque son más rápidos para cenar y después unas galletitas o bombones.

Ya sabéis que los azúcares no sólo están en los azucarillos sino también en el zumo de naranja natural que hacéis por la mañana. Ya sabéis que siempre recomiendo la fruta porque en el zumo, al eliminar la fibra, el organismo sólo entiende azúcar. Comer la pieza de fruta, hace que tengamos que masticar y esa acción, proporciona saciedad.

Además, lamento deciros que productos considerados sanos e ideales para los niños como el jamón york, las salchichas, las galletas, los cereales , las tostadas con mermelada y hasta incluso las ricas magdalenas artesanales, todos llevan azúcar.

Si vuestro hijo desayuna tal cual promulga la pirámide, es muy probable que:

  • Tenga hambre a media mañana o llegue con mucha ansiedad a la comida y coma más pan de lo necesario.    Si está en casa, es normal que le apetezca picar antes de la comida o que tenga preferencia por alimentos más palatables como los fritos, embutidos, quesos, golosinas… porque le producen mayor estimulación al cerebro.
  • Le será más difícil mantener o perder peso si es necesario en su caso.
  • Haya una posible resistencia a la insulina ante un abuso de carbohidratos refinados continuado.
  • Pueda desarrollar otras enfermedades relativas al intestino en un futuro.

¿Sandra, estás recomendando entonces que los niños no desayunen?

No, lo que quiero decir es que si un niño sólo desayuna leche con cacao  y galletas o cereales, es un desayuno tan pobre nutricionalmente que sería preferible que no desayunase.

Además, los picos de glucosa y de insulina que producen este tipo de desayunos, predisponen a la resistencia a la insulinasobrepeso- obesidad y diabetes.

Los niños tiene que desayunar bien y eso incluye que tomen:

  • Fruta para obtener fibra, vitaminas y minerales.
  • Frutos secos, aceite de oliva virgen extra y/o aguacate para tener saciedad y grasas de calidad.
  • Proteína en forma de huevo, tortilla o revuelto. Otras opciones para alternar, podrían ser en el jamón serrano o ibérico, cecina o salmón.              En concreto, la proteína en forma de huevo tiene un perfil nutricional muy completo a nivel de saciedad. Y no, el huevo no provoca que se eleve el colesterol.

Obviamente, si buscáis información al respecto, no lo hagáis en medios de comunicación habituales. La nutrición está servida a la venta de productos procesados y financiada por dichas compañías.

Y aún peor, determinados productos están incluso avalados por sociedades de pediatría. ¿ A quién no le genera confusión?

Resultado de imagen de galletas dinosaurios

Triste pero real.

¿ Dónde buscar información veraz?

Podéis recurrir a páginas web de nutricionistas sin intereses de la industria como los que trabajan en DSP ( Dietética sin Patrocinadores). Algunos ejemplos son:

-Aitor Sánchez del que recomiendo su libro ” Mi dieta cojea”.

-Lucía Redondo en su blog www.lucíaredondo.com

-L. Jiménez y uno de sus muchos libros: ” Lo que dice la ciencia sobre dietas, alimentación y salud”

 

¿Y qué opinas del desayuno en los adultos?

El desayuno en los adultos, repito, es también una comida más al día y su rendimiento no se va a ver afectado por el hecho de no desayunar. Es más, los grandes genios tuvieron sus mejores ideas en momentos de ayuno.

De hecho, el ayuno intermitente (saltarse el desayuno) es una estrategia para los adultos muy buena para la pérdida de peso y sobre todo, para la renovación celular. Esto es muy útil en caso de estar padeciendo una enfermedad, infección, virus o procesos más complicados como un cáncer o la quimioterapia como tratamiento.

Otros beneficios del ayuno intermitente incluyen: mejora en la sensibilidad a la insulina, reduce el estrés oxidativo de las células ( útil para prevenir y retrasar el envejecimiento celular), disminuye la inflamación interna y aumento de la creación de nuevas neuronas ( plasticidad neuronal).

Precisamente, el Premio Nobel de Medicina 2016 se ha concedido por la investigación en la autofagia, proceso en el que las células se “comen” a sí mismas para ser renovadas. Este proceso se consigue con el ayuno intermitente.

En resumen, si concedéis importancia al desayuno de vuestros hijos o al vuestro, acordaros de la calidad del desayuno.

Y tras haberos dicho todo esto, ¿ qué desayunos os parecen mejores?

Resultado de imagen de huevos revueltos

 

 

 

 

 

 

Por vuestros peques y los no tan peques,

Sandra.

 

 

 

Anuncios

Por qué demasiada higiene nos hace enfermar. ¿Son siempre malas las bacterias?

 

Durante miles de años, cada vez que un ser humano sufría una herida, su vida estaba en peligro. Según dónde se encontrara, las bacterias del entorno podrían penetrar en la herida y provocar diversos males que bien podrían terminar con su muerte.

Las bacterias se consideraban el enemigo.

Y así era hasta que, en 1928, el británico Alexander Fleming descubrió la penicilina. Su aplicación como antibiótico nos ayudó a librarnos de las infecciones más comunes y de algunas de las más peligrosas. Hoy en día, en la mayoría de países con acceso a antibióticos, las bacterias no son ya un problema.

Al menos, no el exceso de ellas.

El problema que enfrentamos hoy en día es más bien el contrario. Hemos identificado a las bacterias como algo negativo, sin saber que muchas de ellas son beneficiosas para nuestro organismo.

¿He dicho beneficiosas? Perdón, quería decir imprescindibles para nuestra supervivencia y bienestar.

Trastornos del exceso de higiene

Cuando hay un desequilibrio de la microbiota intestinal, aparecen muchos trastornos. Lo que se conoce como disbiosis intestinal no es ni más ni menos que agujeritos ocasionados principalmente por la alimentación pero también por la contaminación o el estrés así como por los productos que usamos en nuestra higiene.  Por estos agujeritos se van colando virus, proteínas, hierro… que no están dónde deberían estar y nos hacen enfermar con problemas como estreñimiento, diarrea, resistencia a la insulina, obesidad e incluso, problemas mentales.

De ahí que al intestino se le conozca como el segundo cerebro.

La piel, el órgano más grande del organismo, es otro reservorio de microorganismos.

¿Quién no ha oído o dicho alguna vez: “Lávate las manos niño que vamos a comer” o ” Si has ido al baño, lávate las manos”?

Si bien muchos microorganismos ocasionan las infecciones, otros son beneficiosos y protectores y con tanta higiene, los estamos eliminando. Y sí, eso también nos hace enfermar.

Una de las hipótesis sobre el por qué de que cada vez haya más alergias alimentarias, más asma y más dermatitis, es además de la manipulación de los alimentos y de tantos aditivos, colorantes, conservantes… el hecho de que tenemos demasiada higiene.

Fue David Strachan quien formuló la hipótesis de la higiene en 1989 y que explica por qué en los países desarrollados cada vez hay más alergias y problemas autoinmunes (el cuerpo no reconoce lo propio y lo ataca como si fuese extraño). Algunas de estas enfermedades son la artritis, diabetes tipo 1 y enfermedad de Crohn entre otras.

El uso continuado de jabones, geles, champú, cremas… eliminan la capa sebácea de la piel quitándole así la grasa protectora por un lado y dejando fuera de juego a los microorganismos beneficiosos.

Y si hablamos del lavado por partes del cuerpo:

  • Lavado excesivo con jabones del área genital: Predisponen a infecciones por hongos como las cándidas. Recordad que la higiene  en niñas después de hacer pis, es de delante hacia atrás, para evitar contaminación de las heces.
  • Lavado excesivo de cabeza: Al retirar la grasa natural del cuero cabelludo, el organismo crea más grasa. Por ello, puede haber modificación del ph y cambiar a un pelo más graso que necesite cada vez más y más lavados. Una desintoxicación efectiva (1 mes) es el método “no poo” de no shampoo. Este método sólo debería usarse 1- 3 veces/semana máximo. Una vez que se regula la cantidad de grasa del cuero cabelludo, no es necesario lavar el pelo con tanta frecuencia y se puede sustituir algún lavado por sólo agua frotando como si se estuviese usando jabón con las yemas de los dedos.
  • Lavado excesivo de cuerpo y manos: Como comentaba antes, se retira la capa sebácea superficial protectora de la piel dando lugar a reacciones en piel tipo dermatitis.
  • Excesiva higiene bucal ( se recomienda lavado de dientes después de cada comida principal y sobre todo, después de cenar porque durante la noche hay menor producción de saliva). Un lavado excesivo, puede ocasionar erosión y desgaste del esmalte de los dientes al quitar la capa superficial.

Luego, ¿Es necesario lavar todos los días todo el cuerpo con jabón?

Realmente, hay zonas como el dorso de brazos, muslos e isquiotibiales, hueco poplíteo (parte posterior) de las rodillas… que no tienen la necesidad de tener jabón todos los días, porque no se ensucian ni sudan y al no haber glándulas sudoríparas, no producen mal olor.

A diario habría que lavar axilas,manos, pies y genitales, pero el resto del cuerpo, simplemente con el agua de la ducha, sería suficiente.

Esta recomendación es aplicable a niños y adultos.

Un día a la semana, podría hacerse un uso más exhaustivo del jabón para eliminar células muertas del resto del cuerpo.

¿Y sirve cualquier jabón?

¡Claro que no! Procura usar siempre jabones naturales que no tengan parabenos, PEG- 40 o PEG-120 (Cualquier PEG en realidad), Sodio Lauryl- Sulphate o similares que terminan en -ate, que son compuestos implicados en la disrupción endocrina (alteradores de hormonas) y que pueden estar implicados en multitud de procesos.

Algunos de ellos son los procesos cancerígenos, la afectación del páncreas y del tejido adiposo, especialmente en las mujeres y en los niños y niñas durante los periodos críticos del desarrollo (desde el nacimiento a los 5 años, de los 5 a los 9 años, prepubertad y pubertad).

Algunos tipos de jabones recomendados son los de aceite de oliva y sosa, aceite de oliva y potasa o a nivel más de marcas tipo Weleda. Los podéis encontrar en vuestro herbolario más cercano o en tiendas ecológicas así como en amazon.

 

 

 

 

 

 

 

 

El exceso de higiene nos ha llevado a demasiados problemas en la época actual. Como en todo, el equilibrio es la clave, así que la próxima vez que los niños vengan del cole, recuerda si hay que hacer o no espuma.

En la segunda parte hablaré de cómo lo que comemos ayuda o perjudica a nuestras bacterias intestinales.

Por vuestros peques y los no tan peques,

Sandra.

La manía de lo “light” se cuela también en la fruta. ¿Necesidad real o marketing?

No podía creer lo que veían mis ojos. ¿Un aguacate light? Pero si le quitan la grasa al aguacate, le están quitando también una de sus mayores fortalezas!

El aguacate tiene muchas propiedades interesantes a nivel nutricional. Entre ellas, su grasa monoinsaturada que proporciona una grasa de calidad además de saciedad. El hecho de estar saciados cuando comemos, hace que no comamos más de lo necesario y sobre todo que lleguemos sin hambre o con menos ansiedad ( si se da la situación) a la siguiente comida. Además, eso influye en un mejor control del peso e incluso se ha reportado pérdida de peso.

No sólo eso,sino que el aguacate es rico en antioxidantes, antiinflamatorios y fibra. El hecho de añadir aguacate a una comida más procesada como puede ser una hamburguesa, hace que los niveles de lípidos se regulen en sangre.

Por tanto, ¿qué necesidad hay de rebajar en un 30% los niveles de grasa de un aguacate? Y por otro lado ¿es esto posible?

La empresa comercializadora argumenta que ha modificado las características del suelo para que en su crecimiento el aguacate tenga menos grasa… eh… claro, y por qué no hacen lo mismo para que otros productos tengan menos componentes dañinos?

Desde el estudio de Ancel Keys de los 7 países, hay una obsesión por intentar demostrar que el colesterol y las grasas son los causantes de las enfermedades cardiovasculares. Este tema es mucho más amplio pero quedaros con la recomendación de poder comer aguacate normal cuando queráis en vuestra dieta. Para los niños, siempre os digo que es un desayuno muy saludable ( en pan de masa madre, con tomate, en forma de guacamole para untar con bastoncitos de zanahoria o apio, con semillas o pipas por encima,  con huevos o incluso mezclado con chocolate 100% como un tipo crema para untar muy saludable).

 

Las grasas de la comida real no son el enemigo y menos aún, la grasa saludable del aguacate. Pero de las malas grasas ya hablaremos en otro momento.

¿Qué más ideas aportáis de recetas con aguacate?

Gracias por leer,

Sandra.

¿Qué tengo aquí,mamá? Descubriendo el cuerpo

Tema tabú todavía para algunos o al menos del que como padres no se quiere ser conscientes, pero la realidad es que el cuerpo de cada uno tiene que ser y es explorado desde la primera infancia.

Desde el bebé que con unas horas comienza a explorar el ambiente y con los ojos va enfocando como puede el rostro de su madre, el olor de sus familiares y poco a poco, según pasan los días y semanas sigue con la mirada los objetos que hay en su entorno más cercano, con la boca lo que está a su alcance y con sus manos lo que la prensión de los dedos les va permitiendo enganchar.

 

Seguro que todos habéis observado la admiración que sienten los pequeños cuando se descubren sus manos. Los ojos se les abren cuando ven moverse esos pequeños deditos como si se tratase de algo que no les pertenece. Y asombrados, siguen descubriendo su cuerpo y les ayudamos a que nombren los ojos, la nariz, la boca.

Según van cumpliendo años, cuando ya la motricidad se va haciendo cada vez más fina y empiezan a corretear de un lado para otro, en torno a los 4- 5 años, también comienzan a descubrir sus genitales.

Es una conducta normal y sorprendente a esas edades el hecho de ver cómo y por dónde hacen pis y las sensaciones que notan.

Es por ello que es normal encontrarles manipulando o explorando sus genitales e incluso, en ocasiones en el caso de las niñas, verles en cualquier momento en la clase o en el salón de casa. La estimulación es tal que puede llegar a ser una conducta repetitiva.

No hay que prohibir esta conducta pues es natural y el hecho de prohibirla puede conducir a una sexualidad frustrada y malsana en el futuro. Sin embargo, es importante explicarles en la medida de su comprensión, que es un comportamiento que no puede realizarse delante de los demás compañeros o en casa delante de los demás miembros del hogar ( padres, hermanos, abuelos).

Con la normalización de la situación y algún tiempo, la conducta suele ir desapareciendo y quedando más olvidada hasta llegar a la pubertad.

También es importante sobre todo en el caso de las niñas tener en cuenta que si refieren picor continuado de la zona vagino- vulvar, podría deberse a una continua estimulación o rascado con lesiones leves. No es motivo de preocupación. Simplemente, observar la evolución y mantener una higiene adecuada que no excesiva de la zona. Además, el hecho de que la niña no tenga estrógenos, hace que la zona esté más seca, por lo que es normal determinado picor debido a dicha situación.

La limpieza de los genitales tanto en niños como en niñas debe ser normal, sin jabón, simplemente con el que cae de la ducha o del baño y en todo caso, jabones sin parebenos, sodium-lauryl sulphate ni peg- 90 o sustancias irritantes como el perfume. A ser posible, jabones naturales con aceites esenciales y aceites de almendras, caléndula o similares que hidraten la zona genital. Si fuese necesaria una crema para reparar lesiones por rascado, que sea una crema lo más sencilla posible o un aceite calmante tipo almendras o caléndula. Los aceites de baño de bebés en su mayoría contienen parafinas y petróleo, lo que no contribuyen a una hidratación óptima de su piel.

La ropa interior ha de ser de algodón 100% evitando las fibras sintéticas  y que no esté demasiado ajustada para provocar irritación por las gomas y costuras de las mismas.

En otro post hablaremos más concretamente sobre el picor de la zona genital en niñas por su múltiple etiología.

Por lo demás, recordar que la naturalidad y la no prohibición son la clave para llevar esta situación como otra más en el desarrollo de nuestros peques.

Gracias por leer,

Sandra.

La verdadera vuelta al cole (Parte II)

Después de la primera parte de la verdadera vuelta al cole, vamos a profundizar en los otros dos hábitos importantes a tener en cuenta en la vuelta a la rutina: el sueño-descanso y el manejo del estrés y las emociones.

Cuando nos levantamos, los niveles de la hormona cortisol de nuestro organismo comienzan a elevarse, llegando a su pico máximo alrededor de las 12 del mediodía. Esta elevación nos indica que el día ha comenzado y que puede empezar la actividad. A partir de las 12 de la mañana, la hormona comienza a descender hasta que va cayendo el sol (es por ello que tenemos más energía en verano que en invierno al final del día) para indicarnos que el día está terminando y es hora de actividades más tranquilas y de dormir.

¿Qué ocurre cuando tenemos luz artificial hasta que llega la noche? El mensaje que le enviamos al cerebro es: “sigue con niveles altos de cortisol porque el día no ha terminado y tengo muchas cosas que hacer; necesito estar activo.” Además, el cortisol también se libera cuando hay estrés (sea físico o emocional) y en situaciones de enfermedad, que en definitiva es otro estrés para el organismo.

Este tipo de luz con tal mensaje no lo proporciona la lámpara de casa sino la luz azul de televisiones, pantallas de móvil, tablets… Y es por ello que cuando nos vamos a la cama, aunque estemos cansados, cuesta conciliar el sueño.

Cuando empieza a caer el sol, hay que modificar y adaptar las actividades para que sean más tranquilas y proporcionen descanso, no sólo a nivel físico sino también mental.

Es por ello, que se debe evitar el ejercicio físico intenso como los entrenamientos de los niños pasadas las 6 de la tarde. Al realizar ejercicio físico intenso, el organismo libera hormas de estrés como el cortisol, adrenalina y noradrenalina y si lo realizamos cuando ya ha caído el sol, la recuperación a la normalidad es más lenta y por ello, más difícil conciliar el sueño.

Igualmente, al ir a la cama, hay que evitar pantallas de cualquier tipo y animar a los niños a que realicen actividades más tranquilas como escuchar música o leer un libro ( o contárselo si aún son pequeños).

Los periodos de descanso y sueño deben ser reparadores y levantarse con la sensación de estar descansado. Durante el día, no tener la sensación de fatiga o sueño. En el caso de los niños, al menos 8 horas de sueño son necesarias aumentando hasta 10 cuando son más pequeños ( lactantes y recién nacidos puede llegar hasta 20 horas de sueño) y bajando a 6-7 en adolescentes y/o adultos según necesidades personales.

El sueño tiene función reparadora del sistema inmunitario (somos más propensos a ponernos enfermos si no dormimos lo suficiente, así que ojo con la preparación de los exámenes) y función de consolidación de la memoria. Todo lo aprendido durante el día queda en una capa superficial y si no dormimos, sin tal reparación, no llega a profundizar en capas del hipocampo y todo lo “aprendido”, se olvida.

Control de estrés y emociones

Creemos que el estrés es inevitable y que no podemos hacer nada para controlarlo pero la evidencia nos dice que hay técnicas de control del estrés muy eficaces como el deporte, pasear por el campo,la relajación a través de la respiración, el mindfulness o la conciencia plena,  o la meditación. Todas aquellas actividades hedónicas para el niño como pueda ser jugar, leer un libro, escuchar música o ver una película o aquellas que requieren más atención como dibujar, pintar, hacer un puzzle, plastilina o arcilla, construcciones… son adecuadas para controlar el estrés, para desconectar de estudiar durante muchas horas ( más de dos horas seguidas de estudio sin interrupción no demuestra eficacia) o para manejar las emociones.

 

 

¿Cómo controlar un enfado, una rabieta, la ira?

La herramienta más poderosa con la que todos contamos y la cual hay que aprender a estimular es la inteligencia emocional.

Saber cuáles son nuestras emociones y estados de ánimo y como controlarlos en cada momento, determinan el éxito personal y profesional en la vida más que el propio coeficiente intelectual (CI).

Cuando nuestro niño se enfada y no hay manera de calmarle, tenemos que enseñarle a identificar qué le ocurre y a verbalizarlo o si puede, incluso a escribirlo.

¿Por qué te sientes así? ¿ Qué sientes en tu cuerpo; calor, palpitaciones, nerviosismo, mareo…?

Verbalizar la situación y aún más escribirla, hace que el niño sea consciente de qué ha ocurrido. Al hacer consciente la emoción y pasar las reacciones primitivas de la amígdala al consciente, la situación se ve de otra manera y es más fácil tranquilizarse y relativizar la situación.

No hay que decir al niño que se no se preocupe o que sea feliz y no haga caso a lo que ocurre; negar la situación y el enfado sólo hace que se intensifiquen más las emociones y que en futuras ocasiones no sepa cómo resolver dicho conflicto; ya no sólo con quien haya tenido el problema, sino consigo mismo. Las rabietas no se calman con premios ni con chuches, porque recurrir a ese chantaje no ayuda en la resolución de dicho conflicto ni en el manejo de la emoción que está sintiendo.

En próximos posts hablaremos de cómo resolver otros conflictos como los pensamientos rumiantes o la preocupación por situaciones que aún no han ocurrido y de otras habilidades de la inteligencia emocional.

Gracias por leer,

Sandra.

 

 

La verdadera vuelta al cole (parte I)

¿Volver al cole es comprar galletas y bollos para desayunar?No, otra vuelta al cole es posible.

A pesar de los escaparates y tan coloridos autobuses de vuelta al cole que habéis podido ver en los supermercados durante las últimas semanas, tengo que decir que ésa no es la vuelta al cole.

Cajas y paquetes llenos de galletas, cereales, chocolate, azúcar y aceites de dudosa calidad inundan los pasillos, anuncios, paradas de autobús con la excusa de ser fáciles de comer por los niños y con el engaño de ser saludables.

La vuelta al cole requiere volver a los hábitos de antes de las vacaciones y crear otros nuevos si es necesario. Vayamos adentrándonos en cada uno de ellos.

Alimentación

Comenzando por el desayuno, la famosa triada lácteo+fruta+cereal no tiene por qué implicar galletas, bollos o cajas de cereales por mucho que éstos contengan leche, fruta o trigo en su composición además de fibra y vitaminas añadidos. ¿ Acaso una manzana no tiene fibra y vitaminas sin necesidad de añadirlas?

El desayuno tiene que ser sobre todo saciante, para que el niño aguante bien sin hambre hasta la hora de la comida y así evite picar entre horas y para que coma sin ansiedad.

Lo más saciante por su contenido calórico son la proteina y las grasas. ¿Cómo hacer un desayuno saludable que las contenga?

La dieta mediterránea tiene por definición el aceite de oliva como una grasa saludable y que además, sacia. Una manera fácil y rápida de incorporarlo es en las tostadas de pan de masa madre ( a ser posible, centeno pero sobre todo evitando el trigo).

Igualmente, podemos ofrecer aguacate o coco a los niños. Son frutas muy saciantes con una grasa de calidad y muy interesante a nivel nutricional.

avocado-2301155_960_720

Con respecto a la proteína, podemos alternar la proteína de la carne (jamón, pavo, pollo) con la proteína del huevo ( cocido, tortilla, revuelto) o la del pescado ( salmón ahumado, por ejemplo)

 

salmon-bun-237785_960_720 scrambled-eggs-5865_960_720

La ración diaria de calcio puede ser proporcionada a través de la leche, quesos, mantequilla (No margarina), verduras de hoja verde oscuro como las acelgas o espinacas (cuyo contenido en calcio es mayor y de mejor absorción que en la leche) o a través de pescados azules pequeños tipo sardina o boquerón, que además proporcionan omega3, interesante por su función antiinflamatoria y cardioprotectora.

La fruta ha de proporcionarse en pieza y NO en zumo. Los zumos envasados pero también los naturales han perdido toda la fibra al ser exprimida, por lo que a nivel nutricional, sólo estamos ingiriendo azúcar. El organismo no discrimina entre zumo natural o de envase, por lo que no obtenemos los beneficios de la fruta ( fibra, vitaminas, antioxidantes).

Podéis encontrar algunos ejemplos de desayuno en  desayunos saludables, pero iré añadiendo más posts ilustrativos al respecto para que tengáis más ideas.

En cuanto al resto de las comidas, sólo una premisa: comida real. Cuantos menos paquetes, bolsas, botes y cajas haya en la nevera y en la despensa de casa, mejor es la alimentación que estamos dando a los niños y a nosotros mismos.

Los ultraprocesados ( galletas, snacks tipo patatas, gusanitos, congelados como fingers, nuggets de pollo, pizzas, salchichas tipo frankfurt…) apenas tienen valor nutricional y están llenos de azúcares,fructosa, jarabe de maíz, emulsionantes, conservantes y aceites vegetales que promueven la inflamación, resistencia a la insulina, sobrepesoobesidad y a las enfermedades de la civilización como tal ( diabetes tipo 2, cáncer, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares y osteoporosis).

Actividad física

Cuando se habla de actividad o ejercicio físico o de deporte, parece que sólo se tiene en mente el hecho de que el niño haga deportes como tal: fútbol, baloncesto, tenis…

La actividad física más fácil y más efectiva en un niño se consigue a través del juego. Es importante que el niño se divierta moviéndose, saltando, trepando, lanzando cosas, gateando… Es en el manejo y el dominio de estas habilidades básicas donde conseguimos aumentar la flexibilidad, la musculatura y por tanto, mejorar el estado de salud. Hay que ofrecer al niño el hecho de que juegue y explore y que sea libre en la medida de lo posible en ese juego estando descalzo, para mejorar la pisada y favorecer la propiocepción del pie.

human-776086_960_720

Si además, hace cualquier deporte que le motive, fenomenal pero lo básico es evitar las tardes sentados en el sofá con el móvil, la consola, la tele… porque es precisamente ese sedentarismo junto con la mala alimentación lo que conduce al sobrepeso y una vez que sobra peso, el juego y la actividad física son más difíciles por lo que se genera más sedentarismo, que lleva a más problemas de salud y se entra en un círculo vicioso con consecuencias ya no sólo físicas sino también psicológicas, el cual es más complicado y largo de revertir.

Sin más, en la segunda parte de este post, hablaré de los otros dos hábitos importantes en la vuelta al cole, el sueño y el descanso y el manejo de las relaciones y el estrés.

Gracias por leer,

Sandra.

El síndrome del hijo tirano o del emperador

Tras las vacaciones, los hábitos y las normas en casa se descontrolan un poco por el cambio y la alteración de la rutina.

Es por ello, que algunos niños puede que bien porque ya lo padeciesen antes o bien por este cambio en la rutina, desarrollen lo que se conoce como “El síndrome del hijo tirano”.

Este síndrome se caracteriza porque los hijos muestran un comportamiento agresivo hacia los padres siendo éstos incapaces de controlarlo.

Los padres suelen pensar que la culpa es de ellos o del entorno y que poco a poco se irá pasando, pero de no controlarse, la gravedad y las consecuencias pueden ser peores.

A continuación, os remito a un webinar gratuito que se hará online este jueves 14 de septiembre a las 20h hora local España donde se hablará más en profundidad sobre este síndrome y las pautas sobre cómo actuar a tiempo.

Ficha técnica

Ponente: Belén Rodriguez, directora del proyecto Yo Cambio el Mundo Cambiándome Yo.
Formato: Webinario a través de internet. Al inscribirse se proporcionará un enlace para seguir el webinario de forma gratuita.
Fecha: Jueves 14 de septiembre, de 19:00 a 20 horas (hora de España)

Precio: GRATUITO. Para cualquier duda o consulta puede escribirnos a info@yocambioelmundo.org o llamar a los teléfonos 912999411 / 607794521.

En unos días, saldrá mi primer post tras el verano. ” La vuelta al cole”.

Gracias por leerme,

Sandra.